Papúa Occidental

Daeji P&I es una empresa con sede en Corea del Sur que construye una serie de vehículos diseñados para su uso por unidades policiales, incluidos cañones de agua y vehículos blindados.

En agosto de 2019, nos entusiasmó dar la bienvenida a un nuevo afiliado a nuestra red internacional: Pasifika, con sede en Papúa Occidental. A fines de agosto, el ejército indonesio comenzó una violenta represión en Papúa Occidental, lo que provocó una respuesta masiva noviolenta en toda la región.

por Rosa Moiwend

Papúa Occidental, antigua colonia holandesa, fue ocupada por el ejército indonesio en 1963. El marco internacional que permitió esta ocupación se basaba en el interés económico y político de los Estados Unidos apoyado por sus aliados, los Países Bajos, el Reino Unido y Australia. La ONU denegó activamente el derecho de autodeterminación a los habitantes de Papúa Occidental y apoyó la ocupación indonesia. Durante los primeros años de la ocupación por parte del gobierno indonesio, la resistencia de Papúa Occidental fue brutalmente aplastada a través de operaciones militares y bombardeos aéreos. Dos años antes la ONU facilitó formalmente el traspaso de la soberanía holandesa a Indonesia - todo ello sin el consentimiento de la población de Papúa Occidental. Los EEUU e Indonesia crearon una enorme mina de oro y cobre en el país. Desde el comienzo, la mina de Freeport fue declarada patrimonio nacional y un proyecto de seguridad protegido por una gran presencia militar indonesia. El colonialismo a la antigua usanza marcado por la ocupación territorial por una fuerza militar se mantuvo, pero aumentó por el neo-colonialismo: una inversión intensiva de capital en las industrias extractivas y la afluencia de un gran número de indonesios para desplazar a los papúes occidentales indígenas. En los primeros años el programa de transmigración del gobierno indonesio fue financiado por el Banco Mundial. Aunque sobre el papel, el proyecto estaba diseñado como un desarrollo para beneficiar a 'los pobres', en realidad el único objetivo del gobierno indonesio era proteger su integridad territorial. Fue en realidad el desarrollo militarizado el que estaba causando pobreza.

Alex Rayfield

En un artículo reciente (Rayfield y Morello 2012) un colega, Rennie Morello, y yo luchamos contra nuestras identidades de ser un intruso/o ser uno más cuando moderábamos un entrenamiento de noviolencia y educación con y para activistas de Papúa Occidental que anhelan la libertad. Escribimos lo siguiente:

En cierto sentido puede ser que nos hayamos identificado una vez como intrusos al movimiento ofreciendo apoyo “en solidaridad”. Pero con el tiempo el movimiento nos ha causado problemas y a nuestras identidades de intruso/uno más. Trabajamos en solidaridad con activistas de Papúa en su lucha por la autodeterminación, pero no somos de Papúa. Por ello somos intrusos culturales. Lo que es más importante, mientras que intentamos compartir los riesgos y los costes de trabajar por la paz y la justicia en Papúa Occidental, nunca pagaremos el mismo precio que los activistas de Papúa. Por esto somos intrusos políticos. En relación a esto está nuestro compromiso con la no-intervención – son los activistas papúes los que deben determinar por sí mismos la dirección estratégica y las decisiones tácticas del movimiento. En este aspecto somos intrusos en el movimiento.

Suscribirse a Papúa Occidental