Eritrea

Un nuevo informe sobre Eritrea publicado por Human Rights Watch documenta los efectos devastadores del sistema de reclutamiento en la vida de los jóvenes eritreos. En Eritrea, todos los estudiantes de secundaria, hombres y mujeres, se ven obligados a recibir entrenamiento militar para completar su último año. Los envían al campamento militar de Sawa, donde siguen un horario que combina las clases de la escuela secundaria con el entrenamiento militar obligatorio.

Los organizadores de la conferencia Eritrea y la crisis actual de los refugiados han publicado un nuevo cuadernillo llamado Eritrea: Un país bajo el control de la dictadura. Proporciona un panorama completo de la situación del país y de los refugiados eritreos en Europa y otras partes, así como también da a conocer sus iniciativas y actividades.

Los eritreos nocturnos comenzaron a repetir un nombre: Haj Musa Mohamed Nur, como apoyo u oposición a él. Se convirtió en un nombre conocido a nivel local e internacional luego de la manifestación de los estudiantes de la Escuela Islámica Diaa que se llevó a cabo el 31 de octubre de 2017.

El 1ro de Diciembre es el Día de las/os Presas/os por la Paz. Por más de 60 años, en este día, la Internacional de Resistentes a la Guerra ha dado a conocer los nombres y las historias de aquellos individuos que fueron encarcelados por tomar acciones por la paz. Muchos son objetores de conciencia, encarcelados por rehusar alistarse en el ejército. Otros han tomado acciones no violentas para interrumpir la preparación para la guerra.

En Canadá, un tribunal de la Columbia Británica inició un juicio contra Nevsun Resources, una importante compañía minera canadiense acusada de basarse en la esclavitud moderna en su Mina Bisha en Eritrea, y proseguirá adelante, rechazando una apelación de la compañía para que, en su lugar, el juicio se instruya en Eritrea.

La militarización en Eritrea es extrema, con una reclusión indefinida en condiciones a menudo insoportables. A los objetores de conciencia los encarcelan. Muchos huyen del país si pueden, pero si llegan a Europa, no siempre se les da protección, y este mes, la Corte Europea de Derechos Humanos resolvió que el Gobierno suizo no incumple con la Convención Europea con la expulsión de un solicitante de asilo eritreo.

A menudo (demasiado), pienso acerca de lo que otras personas piensan de nuestras historias, nuestras historias eritreas. No las dramáticas, sino las corrientes, las experiencias conocidas por todos los eritreos. Estoy segura de que nuestras historias, llenas de un dolor inimaginable, infligidas por esas mismas personas que afirman habernos liberado, dan la impresión de ser demasiado extrañas como para pertenecer a la vida cotidiana.

Como estas historias…

Una campaña para terminar con el régimen de esclavitud que supone el servicio militar indefinido en Eritrea destaca sus condiciones deplorables. El servicio militar eritreo es interminable en su duración, aunque la ley establece que no tiene que sobrepasar los 18 meses. El proceso de reclutamiento y retención puede ser persecutorio y viola los derechos básicos de alistamiento establecidos por las conveciones internacionales, de las cuáles Eritrea es parte.

Eritrea, país de África Oriental, está entre los mayores productores de refugiados del mundo. Hay muchas razones para ello. La gente huye del “servicio nacional” o, como podría llamarse también, “campaña de trabajos forzados o esclavitud”. También se marchan por la falta de libertad de expresión; el encarcelamiento de periodistas, ministros del gobierno y generales especialmente en 2001 hizo que los eritreos perdieran la confianza en el partido del gobierno.

Suscribirse a Eritrea