Mujeres, guerra y cambio climático

en
es
Dos activistas con monos blancos sostienen pancartas y carteles que relacionan la guerra y el cambio climático
Author(s)
Claire Duncanson and Carol Cohn

 

Claire Duncanson y Carol Cohn son miembros de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (LIMPAL- WILPF), Claire en Escocia, Reino Unido, y Carol en Estados Unidos. Trabajan en la elaboración de LIMPAL escocesa en octubre de 2020.

¿Qué puede aportar una lente feminista a nuestra comprensión de la guerra y del cambio climático? Y, lo que es más importante, ¿de qué manera puede el feminismo ayudarnos a responder?

Una de las cosas sobre las que las feministas podrían llamar la atención es la forma en que tanto la guerra como la crisis climática tienen impactos de género, que a menudo perjudican de forma desproporcionada a las mujeres.

Las mujeres suelen ser las más perjudicadas a la hora de hacer frente a la guerra y a las perturbaciones y tensiones relacionadas con el clima, debido a las funciones que se les asignan en la mayoría de las zonas del mundo, que incluyen la responsabilidad de la gestión de los alimentos, la obtención de agua y el cuidado de los miembros de la familia. Las feministas que estudian los desplazamientos forzados señalan que las mujeres suelen tener "menos movilidad y menos dinero".1 Por ello, se enfrentan a retos especiales cuando sus hogares y medios de vida se ven amenazados por la guerra o los alteraciones climáticas; puede ser más difícil y arriesgado buscar seguridad. Las guerras y las crisis sanitarias relacionadas con el clima pueden ser más letales para las mujeres, porque en muchas partes del mundo los centros de salud suelen no estar disponibles o son inasequibles para ellas.2

Sin embargo, aunque la guerra y la degradación del clima tienen un profundo impacto de género, hay algunos riesgos en enfatizar el impacto desproporcionado de la guerra y la degradación del clima en las mujeres. ¿Qué pasa con las personas de otros grupos marginados, y los muchos hombres, que sufren? ¿Corremos el riesgo de reforzar la idea de que las mujeres son esencialmente vulnerables, como víctimas, una imagen que ha limitado lo que las mujeres pueden hacer y ha impedido que se las tome en serio como actores, como líderes?

Esto nos lleva a un segundo aspecto sobre el que las feministas podrían llamar la atención: el modo en que las soluciones políticas dominantes a la guerra y a la crisis climática tienden a descuidar la agencia de las mujeres.

Las mujeres no participan en igualdad de condiciones en los órganos de toma de decisiones sobre políticas climáticas, y su trabajo de desarrollo de soluciones sostenibles locales, sobre el terreno, no se reconoce ni se valora adecuadamente. Aunque en algunas de las últimas COP (conferencias de las partes de la CMNUCC) se ha afirmado la necesidad de garantizar el "equilibrio de género", todavía no se han alcanzado los objetivos. Cuando se trata de responder a la guerra, las mujeres siguen estando enormemente infrarrepresentadas en los procesos de paz, ya que, entre 1992 y 2018, sólo representaban el 13% de los negociadores, el 4% de los firmantes y el 3% de los mediadores.3 Esto ocurre a pesar de los 20 años de la agenda Mujeres, Paz y Seguridad de la ONU, que se centra en aumentar la participación de las mujeres en la construcción de la paz.

Las feministas hacen campaña para que se incluya a las mujeres en las negociaciones sobre el clima y la construcción de la paz, para que se reconozcan sus conocimientos y su capacidad de acción. Sin embargo, esto también entraña riesgos. Cuando el argumento a favor de la inclusión y la participación de las mujeres se basa en la diferencia que marcarán las mujeres, puede reforzar los mismos estereotipos y mitos que han impedido que se tome en serio a las mujeres en la vida pública. Además, el argumento de la inclusión de las mujeres corre el riesgo de dar demasiada importancia a las virtudes de las mujeres a título individual, y muy poca a la necesidad de un cambio estructural. Es decir, estas narrativas sugieren que las mujeres serán capaces de arreglar los desastres que los hombres han hecho, a pesar de su limitado acceso al poder social, económico y político, mientras que dejan en su lugar las fuerzas que han estado impulsando los problemas en primer lugar. Las fuerzas que impulsan tanto el colapso climático como la guerra son estructurales y se originan en el sistema económico patriarcal y racista del capitalismo extractivo.

Por eso las feministas también llaman la atención sobre una tercera cosa: las estructuras de poder, la necesidad de desafiarlas y de cuestionar las narrativas dominantes que las naturalizan y legitiman.

Si queremos hacer frente a la crisis climática, tenemos que desafiar al capitalismo extractivista, que se basa en la extracción de los recursos de la Tierra como si fueran ilimitados, y que fomenta la destrucción de los ecosistemas de la Tierra al dejar los costes ambientales de la producción, desde la contaminación hasta la liberación de gases de efecto invernadero, totalmente fuera de sus sistemas de contabilidad. Esto es lo que nos ha llevado a las catástrofes climáticas y de biodiversidad a las que nos enfrentamos actualmente.

Si queremos hacer frente a la guerra, tenemos que desafiar la estructura del militarismo. Colectivamente, los gobiernos de todo el mundo invierten casi dos billones de dólares cada año en gastos militares.4 Y, mientras muchas partes de la economía se han hundido durante la pandemia del COVID-19, los fabricantes de armas han sido tratados como servicios esenciales en muchos países productores de armas, lo que ha permitido que sus beneficios aumenten. Como dice la LIMPAL, hemos estructurado nuestras sociedades para la guerra, no para la paz.5

Para desafiar las estructuras de poder dominantes, como el capitalismo y el militarismo, que están entrelazadas, también tenemos que desafiar las narrativas dominantes que las sustentan. Tenemos que cuestionar las ideas sobre el género que sustentan tanto la relación totalmente extractiva y orientada a la dominación de las personas y el planeta que está en el centro de nuestra crisis climática como la agresión, la dominación y la confrontación que sustentan e impulsan el militarismo y la guerra.

Desde las ideas de que el hombre tiene derecho a dominar la naturaleza y a disponer de energía barata y abundante a través de los combustibles fósiles, hasta la idea de que es varonil tener el armamento más poderoso y levantarse y luchar, es la asociación de la masculinidad con ciertas formas de acercarse al mundo lo que las hace parecer naturales, "realistas" y superiores.

La asociación de la masculinidad con determinadas formas de ver el mundo también determina el tipo de "soluciones" al colapso climático y a la guerra que se proponen y en las que se invierte. La geoingeniería, la captura y el almacenamiento de carbono, etc., plantean riesgos medioambientales, amenazan con agravar las desigualdades existentes dentro de las naciones y entre ellas, y no están a la altura de los cambios del planeta en que vivimos y de la escala y la urgencia que la crisis exigen. Sin embargo, su asociación con la masculinidad -alta tecnología, dominio de la naturaleza- ha permitido que parezcan formas creíbles de avanzar.

Asimismo, cuando se trata de resolver conflictos o garantizar la seguridad, el enfoque preferido suele ser la confrontación y la agresión militarizadas. En 2017, el gasto militar mundial fue 12 veces superior a lo que los países del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE gastaron en ayuda. Imaginemos que esos recursos se canalizaran en cambio hacia la paz, la diplomacia y el desarrollo. El hecho de que no lo hagan se debe, en parte, al poder y los beneficios que se obtienen con las respuestas militaristas. Pero lo que hace que parezca razonable y "natural" que no lo sean está arraigado en la asociación masculinizada de fuerza y protección con confrontación y dominación, y la idea concomitante de que cualquier otro enfoque de la seguridad es débil y flojo.

Entonces, ¿Qué significa todo esto para la forma en que respondemos a la guerra y al colapso del clima?

Por supuesto, es importante llamar la atención sobre los impactos de género de la guerra y la degradación del clima. Son muy reales y pueden ser una herramienta útil de movilización para convencer a la gente de que se preocupe. Pero debemos ser conscientes de los riesgos que entraña poner de relieve los efectos desproporcionados de la guerra y la degradación del clima, y asegurarnos de no esencializar a las mujeres como víctimas ni ignorar a otros grupos marginados.

Igualmente, es importante destacar la capacidad de acción de las mujeres. Las mujeres suelen tener soluciones y tienen derecho a participar en los procesos de paz y clima. Pero, una vez más, debemos ser conscientes de los riesgos y mitigarlos; por ejemplo, no hay que dejar que las mujeres se presenten como "perfectas constructoras de la paz" o "salvadoras de la sostenibilidad" sin que, al mismo tiempo, estén bien dotadas de recursos y capacitadas para trabajar por el cambio estructural.

Pero, al mismo tiempo, y quizá lo más importante, es centrarse en las estructuras políticas y económicas dominantes que impulsan las guerras y las crisis climáticas, y en las narrativas que las hacen parecer naturales y legítimas, y así cuestionarlas. Esto es más difícil de hacer, especialmente en el mundo de la política, pero es crucial si queremos crear un sistema político que no se base en el armamento mutuo, sino en la interdependencia -entre las personas y entre las naciones- como base para la acción colaborativa mutua; y un sistema económico que no se base en la ética destructiva y miope de la adquisición individualista ilimitada y la concentración corporativa de la riqueza, sino que se base en una ética del cuidado y en el objetivo de permitir que las personas y el planeta florezcan.

Notas

1 Giles, Wenona. 2013. "Women Forced to Flee: Refugees and Internally Displaced Persons." In Women and Wars, edited by Carol Cohn, 80-101. Cambridge, UK: Polity Press.

2 UNEP. 2016. Global Gender and Environment Outlook. Nairobi: UN Environment.

4 Stockholm International Peace Research Institute, “Global military expenditure sees largest annual increase in a decade—says SIPRI—reaching $1917 billion in 2019,” April 27, 2020, https://www.sipri.org/media/press-release/2020/global-military-expenditure-sees-largestannual-increase-decade-says-sipri-reaching-1917-billion

Información del autor

Claire Duncanson y Carol Cohn son miembros de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF), Claire en Escocia, Reino Unido, y Carol en Estados Unidos. Trabajan en la elaboración de una Hoja de Ruta Feminista para la Paz Sostenible.

 

Programmes & Projects

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors

Claire Duncanson y Carol Cohn son miembros de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF), Claire en Escocia, Reino Unido, y Carol en Estados Unidos. Trabajan en la elaboración de una Hoja de Ruta Feminista para la Paz Sostenible.

 

Claire Duncanson y Carol Cohn son miembros de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF), Claire en Escocia, Reino Unido, y Carol en Estados Unidos. Trabajan en la elaboración de una Hoja de Ruta Feminista para la Paz Sostenible.