Ir más allá de la política de protesta: la oportunidad dentro de la pandemia y nuestra crisis política

en
es
A man weUn hombre lleva una máscara mientras está de pie junto a una bandera roja, verde y blanca del MST.ars a mask while stood next beyind a red, green and white MST flag
Esta fotografía fue producida por un hombre que asiste a una manifestación del MST. Fuente: wikimedia/Agencia Brasil, usada bajo la licencia CC3.0.
Author(s)
Stellan Vinthagen
Translated by
Natalia García (ES)

 

La pandemia es una crisis que supone tanto una amenaza para las comunidades marginadas como una oportunidad para un cambio social radical. Para aprovechar esa oportunidad tenemos que replantear la forma en que trabajamos en los movimientos sociales y elaborar cuidadosamente una estrategia para avanzar mediante amplias alianzas, movilizaciones masivas de acción directa y una comprensión de la "resistencia constructiva", argumenta Stellan Vinthagen, profesor de estudios sobre la resistencia en la Universidad de Massachusetts y activista de la Internacional de Resistentes a la Guerra.

Durante esta crisis pandémica, cuando estamos atados a nuestros hogares, espero que profundicemos nuestras relaciones en línea con compañeros activistas y ciudadanos que viven lejos. Que socialicemos con té o vino, una película o un tema mutuo, que desarrollemos planes visionarios para el futuro, y que reflexionemos sobre cómo vivimos nuestras vidas; preguntándonos si realmente estamos viviendo de acuerdo con nuestros valores y principios. Espero que nos eduquemos y construyamos nuestras redes, que nos centremos en construir amplias alianzas para el futuro.

En esta ruptura de nuestro modo de vida normal, también espero que aprovechemos la oportunidad de romper con las formas ritualizadas de protesta, como las manifestaciones del 1 de mayo u otras pequeñas marchas de protesta contra todas las cosas que nos disgustan; en aquellas partes del mundo donde la "Democracia Liberal" es la ideología del estado, no desafía nada. En Suecia, el primer ministro del Partido Laborista camina y grita consignas junto con los trabajadores el 1 de mayo, cada año, desde que el Partido Laborista formó el primer gobierno en 1932. Hay una mitología, heredada de los movimientos de hace 200 años: que podemos cambiar la sociedad caminando del punto A al B en las zonas urbanas, especialmente en la capital. Sin embargo, la gente lo hace todo el tiempo: Marchas a Washington, a Londres, a Berlín, etc. una y otra vez.

Sin embargo, tal acción está vacía, ¡un opio para la oposición (liberal-progresista)! Como dijo Arundhati Roy después de las mayores protestas en la historia mundial contra la guerra de Irak en 2003: No se detiene una guerra con una protesta de fin de semana ... Es necesario detener literalmente a las empresas que se benefician de la guerra.

A medida que nos reeducamos, espero que veamos el valor de centrarnos en otra tradición igualmente antigua pero olvidada, de los anarquistas: la acción directa. Cuando ves un problema, movilizas un movimiento que se ocupa de él, ya sea creando alternativas (como el Comercio Justo), o resistiendo a nuestros oponentes a través de bloqueos, ocupaciones de tierras y fábricas. Idealmente, resistimos promulgando nuestras alternativas. Pero, por supuesto, en una sociedad autoritaria que hace ilegales las marchas de protesta, tiene sentido, como acción directa, marchar. Entonces, en esa situación, la protesta es una forma de desobediencia civil.

El poder de la desobediencia civil, las huelgas y las intervenciones es mucho mayor que las protestas y las declaraciones. Mientras nosotros, como ciudadanos, obedezcamos sus leyes y consumamos sus productos y servicios, y continuemos produciendo lo que ellos demandan como trabajadores dentro de las fábricas, compañías y universidades, todos los problemas centrales permanecerán.

Tenemos que volver después de este encierro con el imaginario radical de una nueva sociedad y con las necesarias alianzas populares para hacerla posible.

Pero, ¿cuáles son las estrategias que en última instancia importarán para las nuevas y amplias alianzas de movimientos que estamos construyendo para el futuro? Daré tres ejemplos: un movimiento orientado a la protesta, otro orientado a la resistencia, y uno que para mí representa el signo más esperanzador de cambio social, construido sobre las tradiciones indígenas de lo que puede llamarse "resistencia constructiva" - resistencia a través de la promulgación de alternativas.

El ejemplo más obvio de un movimiento de protesta es actualmente la extraordinaria movilización del Movimiento por las Vidas Negras (o BLM), que ya después de algunos meses es claramente uno de los mayores movimientos de protesta de la historia de los Estados Unidos. Está teniendo un efecto dominó a través de los diferentes estados, en pequeños pueblos y grandes ciudades. Los resultados políticos ya son visibles, con el desfinanciamiento de la policía, nuevas leyes que aumentan las posibilidades de señalar la violencia policial racista, y para detener la militarización de la policía. Desde 2013 este movimiento ha estado construyendo una fuerte infraestructura de liderazgo local, presencia en los medios de comunicación social, alianzas y cooperación con grupos profesionales (como los abogados de derechos civiles), así como teniendo sus líderes estrella en forma de jugadores de la NFL, sentando así las bases para la ola que vemos ahora. De esta manera, BLM es un ejemplo de cuando las protestas pueden tener algún efecto -aunque queda por aclarar cuánto queda- y dependerá de cómo se maneje esta apertura creada. Sin embargo, la tendencia habitual es que las protestas son más pequeñas y menos impactantes.

Otro ejemplo del futuro también se está filtrando en los Estados Unidos, la Huelga del Pueblo [https://peoplesstrike.org/], que está más enfocada en la resistencia y en la acción directa que bloquea el sistema existente, tratando por lo tanto de forzar a las élites hacia el cambio social. El comienzo se marcó con un nuevo tipo de acción del 1 de mayo, seguido de una serie de acciones el 1 de junio, el 1 de julio y el 1 de agosto, y en adelante, iniciadas por la comunidad antiimperialistas de liberación negra en Jackson, Mississippi. Aquí las personas están coordinando en línea la que podría decirse que es la alianza de izquierda y progresista más amplia de la historia de los Estados Unidos, combinando huelgas de trabajadores en empresas como Walmart, Amazon y Wholefoods. Mientras tanto, en otros lugares se están produciendo ralentizaciones en el trabajo, así como huelgas de inquilinos, "bocinazos" de caravanas y otras actividades. Están unidos bajo el lema de que el capitalismo es el virus. Si muchas personas y organizaciones se unen, y si sus huelgas están impactando a las élites económicas, esto puede ser poderoso.

Por muy esperanzador que sea este ejemplo, considero que el principal ejemplo de un camino estratégico a seguir son aquellos movimientos que mediante la experimentación están desarrollando una forma de "resistencia constructiva". Esto incluye la labor de empoderamiento de las personas negras de Cooperation Jackson, en Jackson, Misisipí; los nativos americanos de la Reserva WhiteEarth en Minnesota; los zapatistas de Chiapas, México; los kurdos de Rojava, en el norte de Siria, y el movimiento de trabajadores sin tierra MST en el Brasil.

El movimiento de trabajadores Sin Tierra del Brasil, con su principal organización MST (Movimento dos trabalhadores rurais Sem Terra), es uno de los mayores movimientos sociales de América del Sur. El MST se formó en el decenio de 1980 y moviliza a alrededor de 1,5 millones de pequeños agricultores y trabajadores rurales que no tienen tierras con las que puedan sustentarse. Los participantes suelen ser trabajadores rurales subempleados o habitantes pobres de favelas urbanas. Se han unido en una lucha por una reforma agraria socialista y democrática, que fomentan mediante la ocupación de tierras improductivas. Hasta ahora, han realizado más de 2.000 ocupaciones, logrando distribuir la tierra a más de 350.000 personas sin tierra, lo que es más de lo que ha hecho el gobierno. Mientras esperan para ocupar la tierra, los activistas viven en campamentos temporales (acampamentos). Después de la ocupación de la tierra, se construyen viviendas temporales. Si el gobierno expropia y redistribuye la tierra, entonces pueden construir finalmente asentamientos permanentes (assentamentos).

El MST ha creado un ambicioso programa de desarrollo agrario alternativo como parte de su visión de un "Nuevo Brasil", que consiste en cooperativas de agricultura orgánica, igualdad entre géneros, gobernanza democrática de sus propios campamentos de ocupación de tierras, aldeas autoorganizadas, empresas cooperativas, clínicas de salud, escuelas primarias y de adultos, así como su universidad activista autónoma, abierta y gratuita.

Cuando el MST realiza ocupaciones de tierras, transgrede las leyes de propiedad privada y construye sus aldeas temporales con tiendas de plástico negro, crea escuelas y cultiva la tierra. Usualmente son desalojados violentamente, pero regresan y reconstruyen. Con persistencia firme reclaman sus derechos sobre la tierra y defienden su sociedad emergente con una fuerza colectiva desarmada, la atención de los medios de comunicación y las alianzas urbanas (con abogados, políticos, periodistas, etc.). La clave está en que no se limitan a protestar, exigir o presionar a las autoridades para que actúen en su nombre o para que el Estado les reconozca legalmente. Hacen lo que es necesario por sí mismos, aquí y ahora.

Con el tiempo, desarrollan cooperativas, técnicas de agricultura ecológica, instituciones de democracia local, escuelas con pedagogía Freire que enseñan no sólo alfabetización y conocimientos teóricos sino también conciencia política. Crean una nueva sociedad. Así, en el proceso de resistir a una de las distribuciones de tierra más injustas del mundo, también empiezan a crear las instituciones alternativas que imaginan posibles. Por lo tanto, encarnan el futuro político-ético a través de su práctica de resistencia, es decir, hacen una resistencia constructiva. Cuando tal movilización alcanza un cierto nivel o tamaño que busca reemplazar la sociedad injusta existente, podemos hablar si duda alguna de un proceso "revolucionario".

El proceso revolucionario de facto del MST consiste en revoluciones locales que se extienden y amplían. Si tomamos toda la tierra que los colectivos del MST han liberado desde la década de 1980, el tamaño total de ese territorio asciende casi al tamaño de Cuba.1 Eso significa que el MST está llevando a cabo una nueva "revolución cubana" en Sudamérica, sin embargo, esta vez se trata de una revolución localizada y distribuida que está desarmada. Los procesos revolucionarios locales se ponen en marcha, sin que el MST intente capturar el poder del estado, sino colaborando con el estado cuando es posible y resistiéndo a éste cuando es necesario.

Así pues, la "resistencia constructiva", la resistencia mediante la promulgación de alternativas, es una forma de resistencia que combina el "Sí" y el "No" en la lucha por el cambio social, y como tal es una estrategia muy diferente de la que podemos aprender. Evita la trampa de la cooptación que persigue la construcción de alternativas -que corre el riesgo de convertirse en una alternativa más en el mercado capitalista- y, al mismo tiempo, evita la trampa de la represión y la marginación que persigue a los movimientos de resistencia radical. El trabajo de construcción construye dignidad, recursos, empoderamiento y alternativas esperanzadoras a los problemas existentes, mientras que las movilizaciones masivas de resistencia derriban y obstruyen los sistemas de poder de las élites dominantes que explotan, reprimen y destruyen a las personas, la naturaleza y el planeta en que vivimos.

Por lo tanto, la resistencia constructiva podría ser un camino a seguir. Si es así, tenemos mucho que hacer durante la pandemia en términos de educarnos, reorientar y desarrollar estrategias y tácticas creativas, construir relaciones y formar alianzas, y repensar la forma en que nos organizamos. Si lo hacemos, podríamos salir de la actual crisis de COVID-19 mucho más preparados para hacer frente a la crisis fundamental del sistema que nos amenaza a todos, y al futuro de este planeta.


1 El MST ha ganado en total 7,5 millones de hectáreas (véase https://www.britannica.com/event/Landless-Workers-Movement), lo que supone 75.000 km cuadrados de los 110.000 km cuadrados de Cuba.

Información del autor
Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors