Fuerzas Armadas Británicas utilizan el Covid-19 para resolver una crisis de reclutamiento y reparar su dañada reputación

en
es
A "rejoiner" advert from the British military. Soldiers are silhoutted against the sun.
Author(s)
Matt Kennard and Joe Glenton
Translated by
Natalia García (ES)

 

Este artículo fue publicado originalmente en Declassified UK.

Las declaraciones de los militares británicos desde que la crisis de Covid-19 golpeó al Reino Unido muestra que vem la mayor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial como una oportunidad. Basándose en la estrategia de marketing interno del ejército está usando la idea de "pertenecer" para animar a los jóvenes reclutas de la clase trabajadora a unirse a las fuerzas armadas.

El personal militar de alto rango ha usado repetidamente los hashtags #InThisTogether y #ThisIsBelonging para promover el programa de reclutamiento de los militares. En un tweet del 2 de abril de 2020, que luego fue eliminado, el Cuerpo Real de Logística incluso admitió: "El Ejército está comprometido a maximizar su tamaño durante el brote del #coronavirus".

El Teniente Coronel Kevin Bingham del equipo de marketing del Comando de Reclutamiento y Entrenamiento Inicial del Ejército ha celebrado las cifras de reclutamiento durante la pandemia del Covid-19. Entrevistado en la edición de mayo de la revista Soldier, producida por el Ejército Británico, dijo: "El número de personas que estamos atrayendo sigue aumentando" antes de señalar que el ejército tuvo que "cambiar algunas palabras para destacar que seguimos reclutando en el clima actual".

Ante la disminución de la confianza del público en el ejército del Reino Unido, que se debe en parte al fracaso de las intervenciones en el Iraq y el Afganistán, el Ministerio de Defensa también ha tratado de reformular su imagen dañada posicionándose como "una fuerza para el bien" en la batalla contra el Covid-19.

Con el apoyo de los principales medios de comunicación se hacen comparaciones con los éxitos militares británicos contra la Alemania nazi, y de la participación británica en la Batalla del Somme .

La fuerza de las Fuerzas Armadas Británicas en 2019 era de 165.000, incluyendo 133.000 efectivos regulares (56% de los cuales están en el ejército), y 32.500 efectivos entrenados en las reservas. No se necesitan tropas adicionales para responder al Covid-19: La actual campaña de reclutamiento de los militares busca abordar un problema de reclutamiento y retención de hace muchos años.

El Ministerio de Defensa dijo a Declassified UK que hasta ahora se han desplegado menos de 6.000 reservistas y personal militar en toda Gran Bretaña en respuesta al Covid-19.

Cuando Tom Moore, de 99 años, un ex oficial del ejército británico, se convirtió en una historia nacional después de recaudar dinero para la caridad para ayudar en la batalla contra Covid-19, el ejército británico no perdió el tiempo aprovechando su popularidad. "El Capitán Tom Moore nombrado Coronel Honorario para inspirar a la próxima generación de soldados", se lee en el titular de un comunicado de prensa del Ejército publicado el 29 de abril de 2020.

El joven soldado Ash Greenwood, de 16 años, que se unirá al 2º Batallón del Regimiento de Yorkshire, dijo al sitio web del Ejército: "En el ejército, nunca caminas solo". 

"Las Fuerzas Armadas del Reino Unido no han emprendido actividades adicionales para reclutar personal durante la pandemia de coronavirus", dijo un portavoz del Ministerio de Defensa a Declassified: "Como cualquier gran organización, hay un flujo constante de personal a través de las Fuerzas Armadas, por lo que el reclutamiento y el entrenamiento deben continuar con normalidad".

‘Una Gran Oportunidad’

Cuando Mike Baker se convirtió en jefe de operaciones interino del Ministerio de Defensa durante la crisis de Covid-19, anunció su nombramiento con la frase: "En medio de cada crisis, se encuentra una gran oportunidad".

Desde el principio de su participación en la batalla contra el Covid-19, el ejército británico ha marcado sus operaciones de reclutamiento. El 19 de marzo de 2020, el gobierno anunció la formación de una Fuerza de Apoyo - Covid que puso 20.000 soldados en "mayor disposición" para ayudar en la batalla contra el Covid-19. 

El mismo día, en una declaración l ejército anunció que el reclutamiento cara a cara estaba siendo pausado. Sin embargo, "Tengan la seguridad de que el Ejército Británico sigue reclutando", añadía la declaración. "El proceso continuará 'virtualmente' y estamos trabajando en una forma diferente de realizar nuestras evaluaciones que evita reunir grandes grupos de candidatos".

A finales de marzo, el Ejército Británico publicó su primer vídeo de "actualización" del Covid-19 con la etiqueta #InThisTogether. Un tercio de la actualización se dedicó al reclutamiento. El ejército británico también hizo una serie de paquetes en medios que mostraban que sus recientes reclutas siguen entrenando durante el Covid-19. 

El sitio de empleos del ejército rápidamente hizo una página de "Preguntas frecuentes sobre el Covid-19" que es ahora la primera opción bajo el anuncio principal en la página de solicitud. Dice en la parte superior, "Todavía puedes solicitar el ingreso en el Ejército" y añade: "El Centro Nacional de Reclutamiento sigue funcionando, y nuestros equipos seguirán trabajando para apoyar su solicitud".  También hay un cuadro de chat especial para enviar una "pregunta sobre el Covid-19".

Un documento informativo interno sobre la reciente campaña de reclutamiento del Ejército "Esto es Pertenecer" deja claro que está dirigida principalmente a los "C2DEs" de 16 a 24 años, los tres grupos sociales y económicos más bajos. 

El ejército británico se ha enfrentado durante mucho tiempo a un problema de reclutamiento y en 2012, el Ejército Británico trató de transformar su enfoque mediante la firma de un acuerdo de 10 años y 495 millones de libras esterlinas con Capita, la mayor empresa de subcontratación del Reino Unido. Sin embargo, no ha reclutado el número requerido de regulares y reservas en ningún año desde que comenzó el contrato. Un informe parlamentario en 2019 calificó los esfuerzos de Capita como "abismales".  

En 2019, el Ejército estaba un 9% por debajo de su objetivo. El General de División Paul Nanson, que dirige el reclutamiento del Ejército, dijo el mes antes de que la crisis del Covid-19 iniciara, que iba a "tomar años" para volver a los niveles necesarios. 

La entonces ministra de defensa en la sombra del Partido Laborista, Nia Griffiths, dijo en 2018 que el ejército británico estaba en medio de una "crisis de reclutamiento y retención". Hasta noviembre de 2019, unos 15.120 soldados británicos había renunciado

El ex comandante James Dunning señaló: "Es obvio que los comandantes tendrán dificultades para montar una operación de intervención importante". El tamaño de las fuerzas armadas británicas ha disminuido durante los últimos nueve años. 

Pero, según un boletín del Ejército Británico de 2019, había razones para la esperanza. "Claramente nuestro mensaje clave está resonando con el público, pero todavía hay mucho por hacer, y debemos seguir promoviendo las Fuerzas Armadas como una carrera de primera elección", señaló

El Ejército afirmó recientemente que estaba en camino de alcanzar sus objetivos de reclutamiento para el año que termina el 31 de marzo de 2020. El Ministerio de Defensa dijo a Declassified que más de 100.000 personas han solicitado unirse al Ejército desde abril de 2019, un aumento del 5% con respecto al año anterior. 

Sin embargo, un informe de la Oficina Nacional de Auditoría en 2018 encontró: "El Ejército debe... gestionar el número de soldados y oficiales en servicio que retiene, y asegurar un flujo constante de nuevos reclutas para reemplazar a los que dejan o se retiran del servicio. A menos que lo haga, su capacidad para satisfacer las demandas operacionales y adaptarse a las nuevas amenazas se verá sometida a una tensión cada vez mayor". 

El informe añadía que "una economía británica en mejora, con niveles de desempleo históricamente bajos; una población objetivo de reclutamiento cada vez más reducida, que tiene menos probabilidades de comprometerse con una carrera a largo plazo en las Fuerzas Armadas; y una percepción pública de que el Ejército está reduciendo su tamaño y no es operativo, hace que sea menos atractivo para incorporarse".

‘Tu Nación te Necesita’

Tal vez un problema aún mayor que el reclutamiento es la "retención", o la tasa de abandono del ejército por parte de los soldados antes del final de sus contratos. Fue en este contexto que a principios de abril el ejército británico inició un nuevo programa inspirado en el Covid-19 para reclutar de nuevo al personal que había dejado el ejército recientemente. 

El programa está dirigido a cualquier ex-soldado menor de 57 años, que haya abandonado en los últimos tres años y que haya sido designado médicamente a retirarse. Los que se inscriban pueden volver al ejército en cuatro semanas. "Reincorporados": Tu nación te necesita" se lee en el anuncio del ejército para este programa, haciendo eco del infame anuncio de reclutamiento de Lord Kitchner durante la Primera Guerra Mundial. 

El anuncio alude específicamente a la participación del ejército en respuesta al Covid-19. "Reúnanse ahora para ayudar al Ejército a proporcionar servicios esenciales a la Nación". Luego utiliza la inestabilidad de la economía para alentar a la gente a reincorporarse, haciéndose eco del análisis interno del Ejército de que su objetivo demográfico para el reclutamiento suele ser "impulsado por el dinero": "Vuelva ahora y asegure la estabilidad financiera y laboral para usted y su familia durante estos tiempos difíciles", señala el anuncio.

Cuando se lanzó el programa, el General de División Matt Holmes, comandante de los Royal Marines, twitteó: "Una vez que eres un Marine, siempre eres un Marine". ¿Interesado en volver a unirte a @RoyalMarines para servir a tu país en tiempos de necesidad? Seguridad laboral, buena oposición y Futura Fuerza de Comando. Entonces da un paso adelante y haz clic en este enlace." 

El General Holmes fue retwitteado por la celebridad de TV Bear Grylls, quien agregó un mensaje para sus 1.5 millones de seguidores: "Si eres un ex-comando mira esto... @RoyalMarines El Cuerpo te necesita..."

El 24 de abril de 2020, la Marina Real publicó un comunicado de prensa, con nueve fotos, sobre Jordan Holland, que había pasado ocho años como asistente médico en la Marina. Se había ido para convertirse en un artista a tiempo completo. "El joven de 29 años decidió volver a firmar como asistente médico y unirse a la lucha colectiva contra el Covid-19", escribió la Marina. 

Holland también compartío su propia frase: "Siempre he amado y todavía amo la Marina. Haces los mejores amigos, trabajas tan bien con ellos, que es un mundo completamente distinto. Cuando te vas, echas de menos a la gente y las bromas".  La historia fue regurgitada a través de varios de los principales medios de comunicación del Reino Unido. 

Una semana después, la Marina anunció la contratación de un asistente médico, diciendo que era una "carrera llena de variedad y aventura". El tweet fue marcado como un anuncio que indicaba que la Marina había pagado para promocionarlo. La descripción del puesto se etiquetó como "ayuda humanitaria" y "aventura". 

A principios de abril de 2020, el diputado conservador y ministro de las Fuerzas Armadas, James Heappey, twitteó su esperanza de que el personal anterior considerara la posibilidad de reincorporarse a las fuerzas armadas. "Esperemos que la gente responda no sólo para luchar contra el Covid, sino porque las Fuerzas Armadas siguen siendo una opción de carrera impresionante", escribió. 

Heappey siguió con un segundo tweet: "Mucho interés en mi tweet anterior sobre la reincorporación a las Fuerzas Armadas. Aquí están los enlaces para hacerlo", antes de dar la página de registro para las tres ramas del ejército. 

Un portavoz del Ministerio de Defensa dijo a Declassified: "Recientemente ha habido un mayor interés de ex-militares que desean reincorporarse a los servicios, [así que] hemos tomado medidas para asegurar que el proceso sea lo más fácil posible."

Pero el personal militar ha hecho constantes referencias al hecho de que el Ejército sigue reclutando, como se describe en la estrategia de reclutamiento interno del Ejército - y utilizó la respuesta al Covid-19 para resaltar su punto.

Nick McKenzie, subdirector de Reclutamiento del Ejército, twitteó el 26 de abril una foto de un soldado británico con las palabras "Confianza que dura toda la vida". Puede enfrentarse incluso a enemigos invisibles", aparece en la foto. Añadió los hashtags #stillrecruiting y #ArmyConfidence a su tweet. Fue retwitteado por la cuenta de Army Jobs y el General de División Neil Sexton. 

Cath Possamai, jefe ejecutivo del Grupo de Reclutamiento del Ejército, twitteó el día después, usando nuevamente el Covid-19 para presionar a los reclutas: "Seguimos reclutando. Nuestra situación actual ha demostrado lo amplio que puede ser el papel del @BritishArmy, operando sin problemas en el apoyo humanitario con el NHS (Servicio Nacional de Salud) y otros servicios públicos." 

La imagen que acompañaba al tweet era otra foto de un soldado británico, con las palabras: "Confianza que dura toda la vida. Se encuentra cuando el mundo se apaga". Possamai añadió los hashtags #thisisbelonging y #inthistogether a su tweet.

Todavía estamos reclutando. Nuestra situación actual ha demostrado lo amplio que puede ser el papel del @BritishArmy, operando sin problemas en el apoyo humanitario con el NHS y otros servicios públicos. #thisisbelonging #inthistogether pic.twitter.com/FtKpW0nb3n 

— Cath Possamai (@CathPossamai) Abril 27, 2020

Lavado de reputación

El ejército británico se involucró en la batalla contra el Covid-19 a mediados de marzo a través de dos operaciones como parte del acuerdo de Ayuda Militar a las Autoridades Civiles (MACA), que ha sido promulgado previamente después de ataques terroristas e inundaciones. La Operación Broadshare describe el esfuerzo por controlar la propagación del Covid-19 en los territorios británicos de ultramar y las operaciones militares, mientras que la Operación Rescript supervisa los intentos de combatir el Covid-19 dentro del Reino Unido.

Aunque el gobierno ha puesto 20.000 soldados en "preparados" y los soldados de reserva, marineros y aviadores también han sido convocados, es poco probable que se hayan utilizado los 20.000 soldados en la respuesta al Covid-19. 

El Ministerio de Defensa ha dicho que 150 militares fueron puestos a disposición del NHS para conducir los tanques de oxígeno, mientras que la principal contribución de los militares - la construcción del hospital NHS Nightingale en el Centro ExCel en el este de Londres - nunca tuvo más de 109 soldados en el lugar. 

El ejército también ha entregado algunos equipos de protección personal a los hospitales y ha administrado pruebas de Covid-19 en todo el país, aunque no está claro por qué está realizando esta función. 

El ejército ve su participación en la respuesta del Covid-19 como una forma de reparar algunos de los daños a su reputación causados por las operaciones en Irak y Afganistán. 

En marzo de 2003, el 83% de los británicos dijeron que confiaban en que los militares británicos dijeran la verdad sobre lo que estaba pasando en Irak. El nivel de confianza ha caído al 60% hoy en día. El veredicto popular sobre estas guerras también fue muy bajo, con aproximadamente la mitad de las personas encuestadas diciendo que han hecho el país menos seguro, frente a sólo una fracción que cree lo contrario.

Refundiendo su imagen dañada, el Ministerio de Defensa escribió desde el principio como "una fuerza para el bien" en la batalla contra el Covid-19. Se han hecho constantemente alusiones a los éxitos militares británicos como la batalla contra la Alemania nazi. 

En la edición de mayo de 2020 de la revista Soldier, una columna de Mark Carleton-Smith, Jefe del Estado Mayor del ejército británico, se titula "El nuevo frente". Comenzando con una referencia al discurso radial de Winston Churchill anunciando la derrota de la Alemania nazi hace 75 años, Carleton-Smith escribe que "nuestro país se encuentra encerrado en una lucha con otro adversario". Concluye: "Esta crisis ha mostrado al Ejército en su mejor momento". 

‘Era para hacer publicidad’

El ejército del Reino Unido también ha tratado de aprovechar la buena voluntad del NHS y otros trabajadores clave. 

El 29 de marzo, Ben Wallace, el secretario de defensa, escribió un artículo para el Daily Telegraph que describía el papel integral de los militares. "En tiempos como estos nuestros militares contribuyen con habilidades únicas en el cuidado médico, pero también en la logística, la planificación anticipada, el comando y el control", escribió. El brigadier Phil Prosser del Cuerpo Real de Logística argumentó que "el soldado del ejército británico es un soldado ciudadano y está orgulloso de ser parte de la respuesta".

El 1 de abril, una gran cantidad de importantes medios de comunicación publicaron historias con titulares que comparaban los esfuerzos militares británicos para construir el hospital de Nightingale con la Batalla del Somme. La fuente fue el Coronel Ashleigh Boreham, quien dijo: "Mi abuelo estuvo en Somme. Esto no es diferente. Sólo estoy en una batalla diferente".

Comparando la misión con su tiempo en Afganistán e Irak, el Coronel Boreham dijo: "La diferencia aquí es que es a una escala menor". Continuó: "Los desafíos son los mismos, las amenazas son diferentes. Es una que no podemos ver". El hombre de 54 años añadió: "Es el trabajo más grande que he hecho. Pero he pasado 27 años en un viaje hasta llegar a este momento".

Ninguno de los informes de los medios de comunicación señaló que las operaciones militares del Reino Unido en Irak y Afganistán contribuyeron a un grave y continuo colapso social en ambos países, a pesar de que estas operaciones encajan mucho más claramente dentro de las especialidades del ejército que la actual crisis interna. 

En su lugar, se dejó entrar a los fotoperiodistas para retratar a las tropas que atornillaban y empernaban las nuevas instalaciones, que tenían como objetivo albergar a 4.000 pacientes. Tres semanas más tarde, se informó que la instalación tenía que rechazar pacientes debido a la escasez de personal y que estaba siendo "cerrada", ya que apenas se había utilizado. 

Una fuente civil involucrada en la construcción del NHS Nightingale dijo a Declassified: "Estuve allí desde el primer día de la construcción de las instalaciones. La presencia de los militares no tuvo absolutamente ninguna relación el tiempo de finalización". La fuente añadió: "Los militares no estuvieron realmente involucrados de manera significativa en la construcción. No se les necesitaba. Era para hacer publicidad". DM

Información del autor

Matt Kennard es el jefe de investigaciones de Declassified UK. Joe Glenton es un ex soldado británico, periodista y autor de Soldier Box (2013).

Declassified UK es una organización de periodismo investigativo enfocada en las políticas exteriores, militares y de inteligencia del Reino Unido. 

Twitter – @DeclassifiedUK. Puede donar a Declassified UK aquí

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors

Matt Kennard es el jefe de investigaciones de Declassified UK. Joe Glenton es un ex soldado británico, periodista y autor de Soldier Box (2013).

Declassified UK es una organización de periodismo investigativo enfocada en las políticas exteriores, militares y de inteligencia del Reino Unido. 

Twitter – @DeclassifiedUK. Puede donar a Declassified UK aquí

Matt Kennard es el jefe de investigaciones de Declassified UK. Joe Glenton es un ex soldado británico, periodista y autor de Soldier Box (2013).

Declassified UK es una organización de periodismo investigativo enfocada en las políticas exteriores, militares y de inteligencia del Reino Unido. 

Twitter – @DeclassifiedUK. Puede donar a Declassified UK aquí