COVID-19: Desinvertir, desmilitarizar y desarmar

en
es
fr
Tanques tipo 88 en línea
Tanques de tipo 88. Fuente: wikimedia/CC4.0
Author(s)
Ray Acheson
Translated by
Natalia García (ES), Fanny Valouis (FR)

 

Este artículo fue publicado originalmente por la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad el 5 de mayo de 2020. El original está disponible aquí: https://www.wilpf.org/covid-19-divest-demilitarise-and-disarm/

$ 1,917,000,000,000. O $ 1,9 billones. De cualquier forma en que lo escriban, es mucho dinero gastado en militarismo: en producción y desarrollo de armas, en soldados, en guerras, en bases, en sistemas de mando y apoyo, en represión. Esta cifra, publicada esta semana por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, constituye un aumento del 3,6% con respecto a 2018, siendo el mayor crecimiento anual de este gasto desde 2010.

Estamos gastando más en militarismo y armas y fingiendo que trae seguridad cuando sabemos que las personas están huyendo de los bombardeos de sus pueblos y ciudades , cuando sabemos que la devastadora violencia radiactiva de las armas nucleares dura generaciones, cuando sabemos que las víctimas de violencia doméstica tienen más probabilidades de ser asesinadas por un compañero íntimo si hay un arma en la casa, cuando sabemos que los drones armados han matado a miles de civiles de manera indiscriminada, cuando sabemos que las llamadas amenazas que se supone que todo este militarismo debe prevenir solo conduce a cada vez más violencia.

"La violencia hace violencia, no hace mucho en absoluto". - Jesse Custer, predicador

Mitos y realidad material

Sin embargo, la cultura del militarismo es profunda y se mantiene firme. Hace 105 años, las fundadoras de la LIMPAL vieron que aquellos que fabricaban armas estaban en el corazón de un escándalo grave y profundamente sexista, en el que se trafican mitos como "seguridad a través de la violencia" y "paz a través de la guerra" para justificar la extravagancia cada vez mayor de los presupuestos militares. 

Su arraigo en nuestra cultura es la razón por la que, en medio de la pandemia del COVID-19, el complejo militar-industrial le ha ido tan bien por sí mismo. En muchos países, los productores de armas se han considerado servicios esenciales. Boeing, un importante contratista militar, presionó con éxito para obtener miles de millones en ayuda a la industria de armas en el proyecto de ley estadounidense de 2 billones de dólares. Parte del triunfo de la industria militar en Estados Unidos se debe a la "puerta giratoria" entre los contratistas de armas y el gobierno. La industria también se presenta a sí misma como un gran empleador, desde el servicio militar hasta la fabricación de armas y la construcción de bases, aunque, como han señalado veteranos y economistaseste no es así realmente..

El argumento del empleo simplemente no se sostiene. Pero las ganancias de estas empresas ciertamente lo hacen. Alrededor del 90 por ciento del presupuesto de Lockheed Martin, por ejemplo, proviene del gobierno de los Estados Unidos, o más bien, de los contribuyentes estadounidenses. Su director ejecutivo gana entre 21 y 34 millones de dólares al año.

Estas corporaciones también se benefician del comercio internacional de armas, que, a pesar del llamado del Secretario General de la ONU a un alto el fuego global, también ha continuado sin cesar durante la pandemia. En Libia, por ejemplo, donde varios actores han pedido un alto el fuego, en particular durante el Ramadán, y donde existe un embargo de armas oficial de la ONU, el enfrentamiento no solo se ha intensificado sino que se ha convertido en lo que el enviado especial interino de la ONU llamó “un campo experimental para todo tipo de nuevos sistemas de arma” debido a los envíos de armas de los partidarios de las partes en conflicto.

Como se señaló en un blog anterior, los gobiernos también están experimentando con nuevas tecnologías de violencia, vigilancia y represión durante la pandemia, arriesgándose a violar los derechos humanos ahora y en el futuro. Los contratistas militares involucrados en el desarrollo de estas tecnologías incluyen a muchos de los sospechosos de siempre, pero también involucran a un número creciente de empresas tecnológicas, incluidas Amazon, Microsoft, Google y muchas más.

Es importante señalar aquí que Amazon, que está demandando al gobierno de USA por no elegirlo para su contrato militar de computación en la nube, se ha beneficiado enormemente del coronavirus. Al menos, su CEO lo ha hecho. El patrimonio neto de Jeff Bezos ha aumentado en 24.000 millones de dólares durante la pandemia. Mientras tanto, los trabajadores de Amazon están en huelga porque la empresa no les ha proporcionado el equipo de protección adecuado ni ha sido transparente sobre la cantidad de casos positivos en sus instalaciones. Amazon también está utilizando tecnología de vigilancia para identificar las actividades de organización sindical en sus instalaciones de Whole Foods. Este es un excelente ejemplo de varias corrientes de militarismo, capitalismo y represión que se unen para explotar momentos de crisis. para el beneficio personal de quienes se encuentran en la parte superior de la cadena monetaria.

Haciendo más que violencia

A pesar del dominio que el militarismo y sus realidades materiales parecen tener sobre nuestra política y economía, esta pandemia está comenzando a crear algunas grietas y cambios en la narrativa oficial. Esta semana en Nueva York, por ejemplo, donde los médicos y las enfermeras llevan impermeables y pañuelos en lugar del equipo de protección adecuado, los militares hicieron un sobrevuelo con sus aviones de 20 millones de dólares para "agradecer" a los trabajadores médicos de primera línea, y además desperdiciaron cientos de miles de dólares en combustible. Los neoyorquinos no quedaron impresionados .

En todo el mundo, las personas empiezan a preguntarse cómo es posible que nuestros gobiernos no estuvieran tan preparados para esta crisis. Están mirando hacia dónde se han destinado los dólares de sus impuestos: hacia armas, guerra y "seguridad" militarizada. Se preguntan, ¿en qué más se podría haber gastado este dinero?

La Campaña Global sobre Gastos Militares ha demostrado que un avión de combate de ataque conjunto F-35 podría pagar 3244 camas de unidades de cuidados intensivos, o que un submarino podría pagar más de 9000 ambulancias totalmente equipadas. La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares ha demostrado que el valor de un año de inversiones actuales en armas nucleares en cada país que las tiene podría pagar cientos de miles de trabajadores médicos, ventiladores, equipo de protección y más. Sabemos que se podrían crear más puestos de trabajo mediante inversiones en un Green New Deal y un Red Deal que las creadas actualmente por el gasto militar, y que tales inversiones nos ayudarían a mitigar la crisis climática y mejorar las vidas de miles de millones de personas y de todos los que viven en nuestro planeta.

Entonces, ¿qué necesitamos hacer para cambiar nuestra cultura y economía lejos del militarismo y hacia la paz, la solidaridad y el bienestar social?

Recorte al gasto militar ahora

Podemos empezar por recortar el gasto militar. Mikhail Gorbachev, ex primer ministro de la Unión Soviética, ha pedido una sesión especial de emergencia de la Asamblea General de la ONU para revisar la “agenda global completa”, incluso comprometiendo a los estados a recortar el gasto militar entre un 10 y un 15 por ciento.

La LIMPAL da la bienvenida a esta llamada. Pero tampoco creemos que un recorte del 15 por ciento en el gasto militar nos lleve a donde debemos estar. El quince por ciento de $1,9 billones es $285 mil millones. ¡Sí, eso es mucho dinero! Se le podría dar un buen uso inmediato en múltiples frentes, desde la atención médica hasta el empleo y los salarios, la vivienda, la educación, la alimentación y la vivienda, durante esta crisis y más allá.

Pero cuando consideramos que solo Estados Unidos gastó $732 mil millones el año pasado en militarismo , o cuando consideramos que los programas de mantenimiento y modernización de armas nucleares van a costar más de $1 billón, o cuando consideramos los costos anuales de operación de bases militares extranjeras o los precios unitarios de los aviones de combate, los tanques de batalla y los submarinos, podemos ver claramente que un recorte mucho mayor no solo es posible sino absolutamente necesario.

Desarmar y desmilitarizar

Para lograrlo, la Asamblea General de la ONU debe tomar acciones adicionales, incluida la implementación del Artículo 26 de la Carta de la ONU. Este artículo otorga al Consejo de Seguridad de la ONU y al (ahora desaparecido) Comité de Estado Mayor la responsabilidad de crear un plan para regular los armamentos y reducir el gasto militar. Estos órganos han renegado por completo esta responsabilidad. La Asamblea General de la ONU debería abordarlo y negociar un programa concreto de desinversión militar, desmilitarización y desarme.

La Asamblea General de la ONU ya ha negociado y adoptado el Tratado sobre el Comercio de Armas internacional, que es un primer paso. Pero como herramienta que supuestamente previene las transferencias de armas que provocan sufrimiento humano, no ha cumplido su promesa ni su potencial. Se necesita mucho más. Dado que muchos de los defensores del TCA son importantes productores y exportadores de armas, el Tratado se ha utilizado desde su adopción como una herramienta para legitimar la producción y los beneficios de las armas. Si bien es beneficioso para ciertos gobiernos y corporaciones, ha significado que personas de todo el mundo continúen muriendo a diario a causa de las bombas y las balas.

Necesitamos un sistema internacional que se ocupe directamente de la producción de armas, así como de su venta, comercio, tráfico y lucro con la guerra. Necesitamos un programa de desarme general y completo, basado en las prohibiciones, desinversiones y eliminación de sistemas de armas específicos que ya tenemos, eliminando los incentivos económicos y políticos de la fabricación de armas.

Como parte de este proyecto de desarme, desinversión y desmilitarización, debemos considerar cómo hacer que los estados rindan cuentas de los compromisos que asuman. Las medidas provisionales podrían incluir, por ejemplo, el establecimiento de un organismo de monitoreo internacional para rastrear las inversiones en la producción y compra de armas, las ganancias de la venta y el comercio, con el objetivo de imponer impuestos u otras sanciones por traspasar los umbrales acordados. Los fondos de este sistema de impuestos podrían destinarse a ayudar con los programas de desarme, a reacondicionar las facilidades de producción de armas para otros fines socialmente progresistas y a la educación sobre desarme y desmilitarización.

Debe examinarse el papel de la asistencia bilateral y multilateral para el desarrollo, así como de las instituciones financieras internacionales (IFI), para determinar si están incentivando o contribuyendo directamente a los aumentos del gasto militar. El gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, estipula que los beneficiarios de su “ayuda exterior” deben utilizar parte de los fondos para comprar equipo o entrenamiento militar. En Bosnia y Herzegovina, parte de la financiación facilitada por la Unión Europea para la respuesta del país al aumento de los flujos migratorios se ha destinado a la compra de equipos de vigilancia y de otro tipo para las fuerzas policiales.

Indirectamente, las condiciones vinculadas a los préstamos y donaciones de las IFI - que, entre otras cosas, requieren privatizaciones, debilitamiento de las leyes laborales y recortes en el gasto público- conducen a una creciente desigualdad y pobreza. Esto a menudo lleva a los gobiernos a gastar más en militarismo, incluso equipando a las fuerzas policiales con armas de grado militar, para proteger mejor los intereses privados y resistir la oposición. Estas entidades deben promover activamente políticas de desmilitarización y desarme, no aumentar la disponibilidad de armas y los riesgos de represión, violencia y guerra.

Evidentemente, el Consejo de Seguridad de la ONU no puede mantener su mandato actual de tomar decisiones ejecutivas sobre asuntos de paz y seguridad internacionales cuando sus cinco miembros permanentes, cada uno de los cuales tiene un veto sobre cada resolución y decisión, se benefician masivamente del tráfico internacional de armas y la violencia que facilita en los conflictos de todo el mundo.

Fuera del Consejo de Seguridad de la ONU, varios organismos de la ONU han realizado en el pasado esfuerzos serios para reducir el gasto militar. En 1959, la Asamblea General de la ONU llegó a un consenso sobre el objetivo del desarme general y completo, lo que motivó varios esfuerzos de desarme, desinversión y desmilitarización dentro del sistema de la ONU.

Esencialmente, nada de este trabajo está en curso ahora. Todos los años se adoptan resoluciones de rutina en la Asamblea General de la ONU sobre desarme y desarrollo y sobre transparencia en armamentos, y siguen existiendo mecanismos como el Registro de Armas Convencionales de la ONU y el Instrumento para Informar los Gastos Militares. Pero el impulso y la energía se han disipado. Este trabajo debe resucitar y recargarse.

Deconstruir el poder y volver a centrar la realidad

La Oficina de Asuntos de Desarme de la ONU está tratando de despertar cierto interés, con la publicación el año pasado de un documento que brinda una descripción histórica de los esfuerzos pasados, seguido este año por la publicación de un volumen de perspectivas activistas sobre el gasto militar.

Esta nueva publicación incluye un capítulo de la LIMPAL sobre perspectivas feministas sobre el gasto militar, en el que argumentamos que el gasto militar tiene consecuencias en el orden de nuestras sociedades y relaciones internacionales y hasta ahora nos ha condenado a vivir dentro de sistemas de violencia y explotación. Destacamos que los daños causados ​​por el militarismo son desproporcionados por y contra los hombres en el plazo inmediato, pero se infligen de manera diferente y devastadora a quienes tienen menos que ver con la creación de este sistema: incluidas las mujeres, los grupos indígenas, las personas LGBTQ +, las etnias y minorías religiosas, los pobres y los marginados. Estas poblaciones tienden a tener poco o ningún papel en la configuración del discurso sobre el gasto militar, y mucho menos en el establecimiento de límites o la creación de presupuestos.

Desde este contexto, reiteramos el llamado de la LIMPAL desde 1915 a que se ponga fin a la privatización de la producción militar y se impida la influencia del interés empresarial sobre las políticas nacionales que socavan el desarme e imposibilita un análisis racional de las armas y la guerra. Necesitamos centrar en su lugar a aquellos cuyas vidas han sido dañadas por el armamento de nuestro mundo; centrar una práctica y una política feminista que exponga la narrativa militarista dominante como una perspectiva, no la única perspectiva creíble; y desmantelar sistemas que privilegian las voces militarizadas en nuestro medio.

Este proyecto de deconstruir y reconstruir el poder también significa que debemos enfrentarnos a las masculinidades violentas . La construcción de la masculinidad militarizada, como se describió anteriormente, no solo limita nuestra capacidad de ver el militarismo del pasado como una solución y un salvador de todos nuestros problemas, incluso cuando es la causa de esos problemas, sino que también retrata el desarme.o concepciones de la seguridad humana como "afeminadas" y débiles. Aquellos que perpetúan los sistemas de pensamiento dominantes postulan que los defensores de las alternativas al militarismo son emocionales, poco realistas e irracionales. Como dice el argumento, siempre habrá quienes quieran tener la capacidad de ejercer el poder mediante la violencia; por lo tanto, los actores “racionales” necesitan retener las armas para protegerse contra los otros irracionales. Esta actitud no solo socava el desarme y las reducciones del gasto militar, sino que también perpetúa la aceptación social de los seres humanos como prescindibles, en un marcado contraste con los principios que forman la base del derecho de los derechos humanos.

Adoptar un enfoque integrado

Este trabajo también requiere una mejor integración y coordinación entre las Naciones Unidas y otros mecanismos internacionales, incluidos los relacionados con el desarme, los derechos humanos y las mujeres, la paz y la seguridad. Durante muchos años, la LIMPAL ha estado amplificando las voces de mujeres de todo el mundo cuyos derechos y seguridad se han visto afectados negativamente por el comercio de armas y el uso de armas en situaciones de conflicto, posconflicto y en tiempos de “paz”. Hemos realizado presentaciones sobre la producción y el comercio de armas a órganos de derechos humanos y hemos hablado sobre los derechos de las mujeres en foros de desarme. Algunos gobiernos y elementos del sistema de la ONU están adoptando un enfoque más integrado para algunos de estos temas, pero categóricamente no están a la altura de emprender acciones que introduzcan los cambios transformadores que necesitamos en nuestras estructuras de poder económico y político. Agregar mujeres y revolver no es suficiente, amigos.

Los mecanismos de derechos humanos de la ONU ya se han intensificado durante esta crisis. Como se menciona en nuestro blog sobre multilateralismo, declaraciones y directrices de los Altos Comisionados para los Derechos Humanos y para los Refugiados. Algunos relatores especiales de la ONU y al menos diez órganos y comités de tratados de derechos humanos, han instando a los gobiernos a garantizar el respeto de los derechos humanos durante la pandemia. Muchos de estos han tenido en cuenta la interseccionalidad de sexo, género, raza, clase, discapacidad y otras experiencias e identidades en sus sugerencias sobre cómo prevenir la represión de varias poblaciones, incluso en lo que respecta al uso de tecnologías de vigilancia. Este trabajo debe continuar y ser asumido de manera coordinada por otros aspectos de la maquinaria multilateral, y también debe analizar las formas en que el militarismo impacta los derechos humanos durante esta crisis y más allá.

Evolucionar y adaptarse

Las conexiones entre el gasto militar, los derechos humanos y la salud de las personas y el planeta nunca han sido más claras. Somos aquello en lo que gastamos nuestro dinero. En este momento, estamos armados hasta los dientes sin una mascarilla de sobra. Si vamos a sobrevivir a esta crisis y la próxima —crisis de nuestra propia creación debido a nuestras opciones de inversión en el militarismo, los combustibles fósiles y la economía capitalista— debemos aprender y adaptarnos. En este caso, adaptación significa desinversión, desmilitarización y desarme. Esto es completamente posible, si decidimos actuar. Ahora.

 

Información del autor
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors