Solidaridad internacional y la lucha contra el militarismo en Colombia

Hoy Colombia tiene la posibilidad histórica de comenzar a superar un conflicto armado fratricida que se prolonga desde hace más de 50 años.

Formo parte de Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia (ACOOC)), y les escribo para contarles sobre los avances conseguidos por los antimilitaristas colombianos y pedirles que hagan donaciones a la Internacional de Resistentes a la Guerra para que pueda continuar apoyando nuestra lucha.

Durante los últimos cincuenta años, los jóvenes se han visto obligados a construir sus sueños en medio de una guerra que ha dejado más de 220.000 personas asesinadas, 27.023 secuestrados, 5,7 millones de desplazados, y una larga lista de violaciones sistemáticas de derechos humanos que han generado horror en la sociedad en general. La gran mayoría de jóvenes han participado directa o indirectamente en el conflicto: la guerra parecía la única opción.

Las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, a lo que se suma la posible participación de la guerrilla del ELN, son una gran oportunidad para superar el conflicto armado. No obstante, para los objetores y objetoras de conciencia antimilitaristas, está claro que la construcción de una paz sostenible y duradera implica la superación de las causas estructurales del conflicto, entre ellas, el modelo económico, la concentración de la riqueza, el despojo de tierras, la violencia social y política, el patriarcado, la pobreza, la desigualdad social y (por supuesto) el militarismo, entre otras fuerzas.

Más soldados que maestros

Colombia continúa siendo uno de los países más militarizados de la región. Las cifras son claras: tenemos el segundo ejército más grande de la región, después de Brasil. La inversión actual en «seguridad y defensa» es de 27,4 billones aproximadamente, el segundo presupuesto más alto de la región (3,4 %PIB). Actualmente hay 6,5 soldados por cada 1000 habitantes, mientras que solo hay un médico por cada 3870. Colombia tiene a más personas en las fuerzas armadas que en la docencia. Tenemos excedente de policías, pero nos faltan 23.800 médicos.

El militarismo está directamente relacionado con la imposición de un modelo económico capitalista y neoliberal que beneficia a unos pocos a expensas de la gran mayoría. En este sentido, el reto de desmilitarizar la sociedad es amplio y complejo.

 

Desafiar al militarismo en Colombia

ACOOC comprende que esta lucha implica el diseño de acciones noviolentas de largo y corto plazo que permitan ampliar y profundizar la perspectiva y el enfoque noviolento y antimilitarista, en pro del cambio social.

Utilizamos la acción noviolenta en nuestra lucha contra la conscripción, la libreta militar (que se obtiene al finalizar el servicio militar y condiciona el ejercicio de muchos derechos), el reclutamiento ilegal del ejército colombiano y para lograr el ejercicio efectivo del derecho a la objeción de conciencia.

En estos últimos años hemos logrado avances significativos. La objeción de conciencia se reconoce ahora como un derecho fundamental en la Constitución: las “batidas” militares - reclutamiento forzoso - están prohibidas (aunque continúan), y la libreta militar ya no es necesaria para obtener un título educativo (¡ver mi foto arriba!.

Estamos seguros que estás pequeñas brechas que hemos abierto abrirán el camino para la profundización de nuestra lucha y a su vez nos proponen nuevos retos.

Todo esto no habría sido posible sin la solidaridad constante de la Internacional de Resistentes a la Guerra, que nos viene apoyando desde hace 15 años. Por ello es importante continuar con el fortalecimiento de la solidaridad antimilitarista y noviolenta internacional.

Invitamos a las personas y organizaciones que se sienten comprometidas con la perspectiva de transformación desde el antimilitarismo y la acción noviolenta como técnica de acción a que apoyen el trabajo de la IRG y hagan donaciones que permitan la continuidad del crucial papel que ésta desempeña como espacio de articulación internacional de las organizaciones y los antimilitaristas de todo el mundo.

Su colaboración es muy importante y puede marcar la diferencia en contextos como el de Colombia.

De antemano agradecemos y esperamos recibir sus aportaciones.

Diego Carreño Neira

For Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia (ACOOC), Colombia

Programmes & Projects
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.