Especulador del mes: Daekwang Chemical

en
es

Daekwang Chemical (en adelante DK) es el mayor productor de gas lacrimógeno de Corea del Sur. Fundada en 2001, empezó en el ámbito empresarial de productos pirotécnicos. Antes de que DK se centrara en el negocio de gas lacrimógeno, las ventas de la compañía eran relativamente pequeñas. El volumen de ventas anual de DK era de alrededor de 1 millón de dólares americanos. La denominada “Historia de Éxito” de DK es un ejemplo clásico de cómo este tipo de empresas sacan provecho de la guerra o la represión internacional.

Desde el principio, DK pretendió exportar gas lacrimógeno a numerosos países, e hizo tratos con algunos países incluyendo Malasia, Nigeria e Israel. No obstante, la exportación de gas lacrimógeno significaba una pequeña parte del beneficio e la compañía hasta que comenzó la Primavera Árabe.

La primavera árabe y la Edad de Oro de DK

Cuando empezó la primavera árabe en 2011, el gráfico de ingresos de la compañía tuvo un incremento exponencial. Según la Diputada Hana JANG, miembro de la Asamblea Nacional de la República de Corea, la empresa ha vendido un total de 2,7 productos de gas lacrimógeno entre 2011 y 2013. Entre los mayores clientes de DK estuvieron Bahréin, Turquía y Siria. Bahréin fue el mayor de todos, a quien la compañía vendió casi la mitad de un total de 1.45 millones de cartuchos en 2011 y 2012. El segundo mejor cliente fue Turquía, que se aprovisionó con 643,060 cartuchos de gas lacrimógeno de DK. El volumen de ventas de DK, que se acercaba a los 1.1 millones de dólares americanos a finales de 2008, aumentó rápidamente a 13.5 millones de dólares americanos a finales de 2012. Durante la Primavera Árabe – desde 2011 a 2013 – DK vendió un valor de 23.1 millones de dólares americanos en gas lacrimógeno.

Mientras los beneficios de DK aumentaban, la población de Baréin y Turquía sufrieron por el volumen masivo de gas lacrimógeno suministrado por sus países. Entre 2011 y 2013 al menos 39 personas murieron por efectos directos o indirectos de gas lacrimógeno solo en Bahréin. El uso de gas lacrimógeno en Bahréin ha sido ampliamente criticado por la sociedad internacional. En el reportaje titulado “Armando gas lacrimógeno: el uso improcedente de agentes químicos tóxicos contra civiles en Bahréin” Médicos en pro de los Derechos Humanos (PHR) critican que “Las fuerzas policiales de Bahréin atacan de forma rutinaria a civiles dentro de sus casas con gas tóxico”. La organización señaló más allá, “la frecuencia en la rutina de los ataques supone el propósito de las fuerzas policiales de utilizar agentes químicos tóxicos como arma contra los civiles pacíficos”, y recomendó a la comunidad internacional a suspender la exportación de gas lacrimógeno de Bahréin. Desde el punto de vista de Médicos en pro de los Derechos Humanos, la situación más similar a la de Bahréin en 2012 fue la Corea del Sur de 1987, donde las autoridades usaron cuantiosos volúmenes de cartuchos de gas lacrimógeno. Como una ironía de la Historia, el país que sufrió por gas lacrimógeno durante el movimiento pro demócrata aproximadamente 25 años atrás se ha convertido ahora en abastecedor de la misma herramienta represiva.

El sospechoso acuerdo de DK fue expuesto al público por la campaña internacional del Observatorio de Bahréin “Paremos el envío” a finales de 2013. Según esta campaña, DK estaba intentando conseguir otro trato más de 1.6 millones de cartuchos para Bahréin, además de los 1.45 millones de cartuchos de gas suministrados a Bahréin a finales de 2012. Tras una exitosa campaña internacional, esta transacción se evitó cuando la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa de Corea del Sur (DAPA), la agencia estatal de control de exportaciones, suspendió todas las exportaciones de gas lacrimógeno a Bahréin a principios de 2014.

El acuerdo vigente de DK con Turquía

Debido a la suspensión temporal de la autorización para la exportación de gas lacrimógeno, DK no podía ejercer tratos con gobiernos represivos en 2014. Sin embargo, esta suspensión solo duró unos meses. Desde noviembre a diciembre de 2014, la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa surcoreano reanudó la concesión de licencias de exportación a DK para suministrar aproximadamente 1.45 millones de cartuchos a Turquía. Como vimos en 2013, las autoridades turcas son bien conocidas por su uso indiscriminado de gas contra manifestantes pacíficos. Solo en 2013 al menos 9 personas murieron por culpa del gas lacrimógeno. Numerosas ONGs – incluyendo Médicos en pro de los Derechos Humanos y Amnistía Internacional – han condenado duramente el uso de gas lacrimógeno en Turquía. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado en múltiples ocasiones contra el gobierno turco, cuyas autoridades han violado derechos consagrados en la Convención Europea de Derechos Humanos. Su más reciente conclusión, el tribunal destacó que “mientras el sistema de Turquía no acataba los requisitos de la Convención Europea, el uso inapropiado de armas letales en manifestaciones probablemente dio lugar a violaciones similares a las que se dan en el presente.”

A pesar de los habituales indicios de que hay altos riesgos de que las autoridades turcas usarían gas lacrimógeno para ejercer represión sobre los ciudadanos, la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa surcoreana autorizó la exportación de aproximadamente 1.45 millones de cartuchos de gas por parte de DK. A finales de enero, se esperaba que la primera remesa de 650,000 cartuchos se entregaran a las autoridades turcas, y se desconoce el estado actual del resto del cargamento. Cuando activistas surcoreanos denunciaron en los medios este misterioso trato, el director general de DK, Jongbae KIM, escribió un artículo de opinión en un periódico de Corea del Sur reivindicando que, nada que ver con el “malentendido” público, el gas lacrimógeno es para proteger a los civiles. También señaló que DK apoyaba totalmente la política gubernamental “Economía creativa” esforzándose continuamente en abrir un nuevo mercado, con lo que contribuía a la economía nacional. En otra entrevista, el director general dijo que “el gas lacrimógeno no es un arma mortal. No es nuestro problema si le dan mal uso. Y si no lo exportamos nosotros, otros países lo harán. Debe considerarse que la exportación de este gas contribuye a ganar divisa extranjera del país.” Al contrario que otras grandes empresas armamentísticas, DK parece estar orgullosa de sus tratos demostrando su intención de seguir con sus negocios con gobiernos represores.

Acusaciones recientes contra DK

Afortunadamente, la visión de DK de expandir sus ventas de gas lacrimógeno alrededor del mundo parece que va a frustrarse pronto. Además a las campañas nacionales e internacionales para parar las ventas de gas a Turquía, DK está siendo examinado por organismos nacionales por múltiples actividades ilegales incluido fraude fiscal, tráfico ilegal de pólvora, fabricación ilegal de explosivos, y falsificación de información para conseguir licencias de exportación. Según una fuente anónima, les fue denegada una solicitud de licencia reciente a la DAPA por estas acusaciones. Dependiendo del resultado de la investigación, DK podría perder su licencia de fabricación de gas lacrimógeno. Por el momento no está claro cuáles de estas acusaciones son ciertas, pero parece que es razón suficiente para suspender todas las licencias de exportación emitidas para DK. Sin embargo, la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa de Corea del Sur no ha suspendido todavía las licencias previas que ya había otorgado.

Únete a nosotros y detén la exportación de gas lacrimógeno a Turquía

En estos momentos está organizada una campaña internacional para detener la exportación de gas lacrimógeno a Turquía. Campaign Against Arms Trade, WRI, y Word Without War estamos preparando una acción internacional para el día 10 de Febrero cuyo objetivo es el gobierno de Corea del Sur. Las organizaciones estamos pidiendo a las autoridades surcoreanas que suspendan las licencias de exportación que dan pie al envío de gas lacrimógeno a Turquía. Esto es lo que tú puedes hacer:

  • Organiza una manifestación frente a la Embajada de Corea en tu ciudad el día 10 de Febrero de 2015.

  • Envía una carta pública a la Embajada exigiendo la suspensión inmediata de la exportación de gas lacrimógeno a Turquía.

Lecturas relacionadas

Programmes & Projects
Countries
Theme
Companies

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.