Antimilitarismo en acción

En septiembre de 2012, tuvo lugar una semana de acciones antimilitaristas en Alemania – una valoración

La idea de organizar una semana de acciones surgió en un pequeño grupo durante la "Paxx-Aktionskonferenz" –un encuentro abierto de antimilitaristas- que se celebró en marzo de 2012 en Manheim. De entrada se planteó en torno al tema "ejército en la escuela". Sin embargo, a la vista del gran interés despertado, poco después se amplió al ámbito de "ejército e investigación armamentística en la universidad", a propuesta de algunos grupos del movimiento por la Cláusula Civil [cláusula en estatutos universitarios que proscribe la investigación bélica (N. del T.)]. Se escucharon todas las propuestas y se organizó una semana de acciones bajo el lema "Por una educación e investigación libres de militarismo", que tendría lugar del 24 al 29 de septiembre de 2012. La coordinación de dicha semana, es decir, la elaboración y el envío de un folleto informativo a todas las regiones del país y el mantenimiento de una página web, se llevó a cabo desde el land Baden-Württemberg por parte de la campaña "Escuela sin ejército en Baden-Württemberg".

Poco después del inicio de la movilización, numerosos grupos de todo el país manifestaron su apoyo a la semana descentralizada de acciones. Más de cien grupos y organizaciones participaron en ella, entre ellos grupos por la paz, asociaciones estudiantiles y juventudes de partidos, así como el mayor sindicato alemán de docentes, "GEW", y la organización por los derechos de la infancia "terre des homes".

Acciones

Los distintos grupos se ocuparon de las acciones locales, con el apoyo de la web central de la red en forma de materiales e ideas para acciones (www.antimilaktionswoche.wordpress.com). En muchas ciudades se organizaron charlas informativas y debates junto con las más diversas y creativas acciones. A modo de ejemplos:

En la localidad de Sinsheim, los activistas visitaron el stand del ejército en una feria de orientación profesional. Allí llamaron la atención sobre los peligros de la carrera militar por medio de folletos, una pancarta y la escenificación de un paisaje de muertos en combate, en la que algunos activistas se envolvieron en sábanas manchadas de sangre artificial.

En Heilbronn los antimilitaristas montaron un stand y paneles informativos en el centro de la ciudad sobre la ofensiva publicitaria del ejército alemán. Además, fueron borrando de manera simbólica la leyenda "ejército federal" que habían trazado antes con tiza en el suelo.

En Colonia, delante de una escuela, se repartieron folletos a los alumnos junto con el medicamento ficticio "Antimilitarín" –bombones de chocolate- para inmunizarles contra la propaganda militar. Paralelamente, se organizó un recorrido antimilitarista en bicicleta por la ciudad.

En Stuttgart, se empapeló el edificio de la Consejería de Educación con carteles que proclamaban "¡No al ejército en las escuelas!". La acción se dirigía principalmente contra el acuerdo de cooperación que tienen el ejército y la Consejería de Educación del land –al igual que en otros siete lands del país- , con los que el ejército se procura el acceso a las escuelas.

En Kaiserlauten, los antimilitaristas repartieron folletos durante un acto propagandístico de los reservistas del ejército.

En Berlín se repartieron unos 4.000 folletos entre los alumnos de 19 escuelas durante la semana. Se organizó también una pequeña manifestación.

En Hamburgo, dos días antes incluso de que empezara la semana de acciones, se hizo correr sangre artificial por la escalera de acceso a una feria de orientación profesional en la que el ejército hacía propaganda. Además, los activistas por la paz exigían en una pancarta que se proscribiera la presencia del ejército en este tipo de ferias.

En Bochum, ya dos semanas antes de la semana de acciones en sí, los activistas organizaron numerosas protestas contra el stand del ejército en una feria de formación profesional. Con un stand de información, pancartas y un ataúd, llamaban la atención de los jóvenes visitantes sobre el lado oscuro del oficio de soldado.

Casualmente, coincidiendo con la semana de acciones se produjo un escándalo mediático en torno a la publicidad del ejército. Las fuerzas armadas alemanas organizan desde hace años colonias de verano para los jóvenes y para ello colaboran con la principal revista juvenil del país, BRAVO, que se dirige a lectores a partir de diez años de edad. La propaganda del ejército anunciando estas colonias en la web de BRAVO provocó una protesta en Internet de la organización "terre des hommes", que tuvo un gran eco mediático que llegó hasta el telediario de la noche. Algunos antimilitaristas reaccionaron a gran velocidad creando una página en Facebook, en la que se informaba ampliamente sobre la cooperación entre el ejército y la revista BRAVO, se celebraban debates y se podían mandar e-mails de protesta al Ministerio de Defensa y a BRAVO.

Conclusión

En opinión de una de los iniciadores, la semana de acciones, que desde un principio se vio como un experimento para la colaboración y la creación de una red de ámbito nacional, cumplió todas las expectativas. Tanto la larga lista de apoyos, como la cantidad, variedad y creatividad de las acciones realizadas son un claro testimonio del éxito de la semana, aunque es verdad que se habrían podido realizar incluso más acciones. La semana ha dado un nuevo impulso al movimiento y anima precisamente a los grupos más pequeños a volverse activos. Si bien es cierto que el trabajo de prensa a nivel nacional aún deja que desear, también lo es que la semana de acciones tuvo una cierta resonancia en los medios, especialmente en relación con el escándalo de BRAVO.
Por parte de los participantes existe el deseo de repetir este tipo de acciones por una educación e investigación libres de militarismo e incluso de que se realicen periódicamente para aumentar la presión sobre la esfera política y seguir cuestionando y debatiendo públicamente este tema. Para ello, sin embargo, haría falta contar con más tiempo de preparación y un mejor apoyo de los grupos locales, por ejemplo, en forma de materiales y un fondo de conferenciantes. Además, al planificar la próxima semana de acciones, se debería fijar la fecha de forma que no coincida con las vacaciones escolares. Asimismo sería conveniente contar con un grupo de coordinación integrado por personas de distintas partes del país.

La semana de acciones antimilitaristas por todo el país del 24 al 29 de septiembre de 2012 fue un éxito, pero no representa sino un paso más en la senda hacia una educación e investigación libres de militarismo. ¡A esta tienen que seguirle muchas más!

Lena Sachs y Michael Schulze von Glaßer

Traducción Matias Mulet

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.