Matan Kaminer

en
es

El 4 de enero del 2004, los cinco objetores de conciencia Matan Kaminer, Haggai Matar, Noam Bahat, Adam Maor, y Shimri Tzamaret, fueron sentenciados a 12 meses de encarcelamiento. Los cinco se negaron a servir al ejército israelí y antes de ser sentenciados pasaron 14 meses en una prisión militar.

Los 5 objetores empezaron su sentencia el 7 de enero. Ninguno declara ser pacifista pero se niegan a servir al ejército de ocupación, el cual está involucrado en operaciones contra la población palestina.

Matan Kaminer explica sus motivos en una carta dirigida al objetor de conciencia norteamericano Stephen Funk en agosto del 2003:

"Centro de detención abierto" Campamento Tel Hashomer, Israel
12 de agosto del 2003

Estimado Stephen:
¿Es ésto a lo que llaman globalización? Medio mundo nos 
separa, vivimos vidas muy diferentes y aun así ambos estamos en la misma 
situación: objetores de conciencia de una guerra imperial y 
ocupación, y también tenemos que presentarnos a un juicio militar 
este verano. Después de haber leído tu declaración no pude 
más que sonreír ante la similitud de la lógica militar en todo 
el mundo – incluyendo la incapacidad de comprender que una personan 
pueda estar contra una guerra y se resista a matar y a morir en ella. 
Estoy asumiendo que estás familiarizado con mi situación. 
Si este no es el caso, déjame que te ponga al día brevemente.

En diciembre del 2002 me llamaron para iniciar mi servicio con el ejército 
israelí. Después de un año de voluntariado en un movimiento 
juvenil árabe-judío, decidí negarme a alistarme en el 
ejército. Junto con otros jóvenes en mi misma situación, 
envié una carta al primer ministro Sharon y para asegurarme mandé 

otra carta personal a las autoridades militares notificándoles que me negaba 
a alistarme. Me hicieron saber que no iban a dejarme escapar: el ejército 
sólo exime a los pacifistas (al menos eso es lo que dicen) y no 
cumplía con su definición de pacifista. Entonces, a principios de 
diciembre fui acusado por los "procedimientos disciplinarios", (¿también 
existe esta institución ridícula en los marines?) a 28 días de encarcelamiento 
– tres veces consecutivas. 

Después de cumplir mi tercera sentencia, pedí que me unieran a mi 
amigo Haggai Matar, que estaba siendo juzgado militarmente, y en pocas semanas 
tres de nuestros amigos - Noam, Shimri y Adam – se unieron a nosotros. 

¿Te suena familiar? Pero no sólo es similar lo que nos están 
haciendo a nosotros, sino lo que están haciendo a otros: ocupando una tierra 
extranjera y oprimiendo a otras personas poniendo como pretexto la 
prevención del terrorismo. Gente como tú y como yo sabemos que 
esto es sólo una excusa para promover el interés económico 
y político de la elite dirigente. Pero no es la elite quien paga el alto precio 
sino la gente que está en Jenin y Fallujah, en Ramallah y Baghdad, en Tikrit 
y en Hebron, l@s niñ@s palestin@s e iraquíes, que tiran al suelo 
boca abajo o disparan de camino al colegio. Pero también hay soldados norte 
americanos e israelíes, que son tratados como carne de cañón 
por los oficiales desde sus oficinas con aire acondiciono, cuya única manera 
de enfrentar la situación es con deshumanización – primero el 
extranjero de pinta rara que quiere matarlos, después la 
deshumanización de ellos mismos. Pregunta a los veteranos de Vietnam o a 
los nuestros. Stephen, la gente de nuestra edad debería estar aprendiendo, 
trabajando y transformando el mundo. La gente de nuestra edad debería ir a 
fiestas y a protestas, conocer a gente, enamorarse y discutir a cerca de cómo 
debería ser nuestro mundo. La gente de nuestra edad no debería 
servir de blancos movibles, ser despojada de sus derechos civiles y humanos; no 
debería actuar como militares gruñones, estar expuesta a dañar 
el cuerpo y la mente, estar cargando pesados M-16 y conciencias culpables; no 
debería estar detrás de barrotes por no querer matar o morir. Tu 
juicio empezará pronto. El mío ya ha empezado así que 
podría hacerte algunas sugerencias. Mira al juez a los ojos. Utiliza cualquier 
oportunidad para explicar porqué estás ahí. Ellos son 
humanos como tú, tratan de negárselo a ellos mismos. No les dejes. 

La guerra es una mierda y ellos lo saben. Deberían soltarte y ellos lo saben. 
Es probable que los dos acabemos en la cárcel al final de todo esto. 
Habrá días malos en la cárcel, días en los que 
parecerá que los de afuera se han olvidado de nosotros y de lo que hemos 
hecho y dirán que lo que hemos hecho ha sido en vano. Bueno yo sé 

lo que haré en esos momentos: Pensaré en ti, Stephen, y 
pensaré que nada de lo que hacemos por el bien de la humanidad es nunca en 
vano.

Con toda mi solidaridad,
Matan Kaminer

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
Related peace activist(s): Matan Kaminer
Related peace activist(s): Matan Kaminer