Entrevista con Mundo sin Guerras: 3X5 lecciones de un movimiento de 20 años

en
es
Un grupo de activistas coreanos se reúnen ante un cartel rosa que dice "stop ADEX"
Author(s)
Subhash Kattel

 

Un Mundo sin Guerra (WWW por sus siglas en inglés) con sede en Corea del Sur es miembro de la Internacional de Resistentes a la Guerra y es uno de los movimientos pacifistas y antimilitaristas más exitosos de Asia. Actúa en cuestiones como el comercio de armas, el fin del servicio militar obligatorio y el empoderamiento de las y los activistas.

Este año, WWW celebra su vigésimo aniversario celebrando sus logros, reflexionando sobre sus desafíos y visualizando los próximos años/décadas. Para conmemorar esta ocasión, entrevistamos a la activista de base Jungmin Choi. Ella ha respondido a nuestras preguntas en consulta con el equipo de WWW. Aquí, han profundizado en su pasado, presente y futuro, lo que hace que esta sea una lectura valiosa para las/os pacifistas y antimilitaristas que resisten activamente a la guerra y reducen sus causas dentro del país y a nivel mundial.

Esta entrevista, entre otras cosas, considera temas que son cruciales para la Red de Paz de Asia y la Internacional de Resistentes a la Guerra en general si lo que queremos es construir movimientos más fuertes para resistir el comercio de armas, tomar medidas sobre la crisis climática y el militarismo, y promover bienestar emocional activista. Como bien sabemos, los efectos devastadores de estas cuestiones trascienden las fronteras nacionales.

¡Feliz cumpleaños número 20 a Un Mundo sin Guerra!

En la siguiente entrevista, le hicimos a Jungmin y a Un Mundo sin Guerra cinco preguntas sobre su trabajo, invitándolos a hacer tres observaciones para cada uno.

¿Cuáles son tres cosas principales que las/os activistas de Un Mundo sin Guerra disfrutan ser parte?

Lo primero que me viene a la mente es la variedad de acciones creativas. Regularmente se celebran ferias de armas [en Corea del Sur], por lo que nuestras acciones son bastante frecuentes y regulares. A veces corremos el riesgo de ser arrestadas, a veces lo evitamos deliberadamente y, a veces, nuestras acciones se desarrollan en una zona gris.

Organizamos campamentos por la paz cada verano y es un evento que las/os activistas esperan con ansias. Es un taller participativo que reúne a personas interesadas en los movimientos sociales durante tres días y cuatro noches de reflexión sobre diversos temas relacionados con el militarismo y los movimientos sociales, generalmente en agosto.

Por último, pero no menos importante, diría participar en los eventos internacionales de la IRG. El idioma siempre es un problema, pero conocimos a activistas de diferentes países aquí y nos sentimos inspirados por su trabajo, por lo que más de un portavoz (¡la pandilla coreana!) se tomó un tiempo libre para asistir y viajamos mucho juntos antes y después del evento.

Según su experiencia, ¿cuáles son las tres cosas clave que han aprendido para construir un movimiento exitoso?

A group of activists talk during a workshop

No sé en otros países, pero no hay muchas organizaciones coreanas que organicen una gran fiesta por su vigésimo cumpleaños. A menudo desaparecen antes de esa fecha, especialmente las organizaciones pequeñas, o no están en modo fiesta porque son más pequeñas de lo que eran al principio o sus actividades han perdido impulso. Hay muchas razones para ello, pero parece que los conflictos internos suelen desempeñar un papel importante. La jerarquía en la organización, lo que significa que los objetivos y estrategias del movimiento/organización no son compartidos por igual por todos los miembros, o la jerarquía en las unidades de toma de decisiones e implementación, lo que conduce a conflictos. Estos son problemas muy comunes.

El segundo es fijar objetivos a corto, medio y largo plazo y mantenerlos bajo revisión. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero dada la naturaleza de los movimientos sociales, no siempre es fácil, incluso para las/os activistas experimentadas/os. Incluso si han discutido y decidido sus objetivos, ningún movimiento tiene la suerte de poder seguir adelante y hacerlo. Tienen que seguir controlando y asegurándose de que van por el camino correcto.

Finalmente, es esencial ser flexible como grupo. Creemos que es importante tener un plan pero no ser demasiado densos, tener reglas pero no ser demasiado detallados. Si no hubiéramos tenido esa flexibilidad cuando nos enteramos de que se estaba exportando gas lacrimógeno surcoreano a Bahréin, no hubiéramos podido actuar de inmediato.

¿Cuáles son sus tres mayores éxitos en los últimos veinte años?

Creo que el primero es la introducción de servicios alternativos. Este es el resultado de 20 años de trabajo. Por supuesto, no estamos satisfechos con el sistema de servicios alternativo que se ha introducido, pero no creemos que debamos devaluar 20 años de trabajo. Sólo necesitamos trabajar nuevamente para mejorar el sistema y se está preparando un plan de campaña.

En segundo lugar, y relacionado con el primer punto, el movimiento de objeción de conciencia ha tenido un impacto positivo en otras campañas. Por ejemplo, la presencia de objetores de conciencia ha tenido un impacto positivo en la campaña por un mejor trato en las fuerzas armadas, lo que ha llevado a un aumento en el salario de los soldados. También hemos trabajado estrechamente con grupos de derechos de los presos porque los objetores de conciencia son enviados regularmente a prisión y, a diferencia de otros presos de conciencia, tienen que pasar bastante tiempo en prisión, hasta un año y medio. Esto ha llevado a mejoras en los derechos de los presos, como una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre el derecho a una dieta vegetariana y un cambio en la práctica de tomar huellas dactilares en las prisiones a tomar firmas.

A group of World Without War activists take part in a die-in action

Generar conciencia sobre la exportación de armas policiales, como gases lacrimógenos y cañones de agua, y detener su exportación a Bahréin y Turquía, también es un logro importante. Hemos tenido algo de suerte, pero creo que la flexibilidad de nuestro trabajo nos ha permitido responder rápidamente a solicitudes inesperadas.

¿Puedes compartir tres desafíos que enfrenta tu movimiento?

Falta de recursos: dinero, tiempo, personas, etc. Un Mundo sin Guerra cuenta con tres personas que son parte de la oficina para llevar a cabo las diversas tareas necesarias para sus actividades, dos a tiempo completo y uno a tiempo parcial, tres días a la semana con el salario mínimo legal. No es mucho dinero para vivir, especialmente en Seúl, excepto en circunstancias especiales. De hecho, un miembro del personal renunció en el pasado debido a esto. La gentrificación también ha provocado un aumento vertiginoso de los alquileres en Seúl, socavando la estabilidad de las actividades de la organización. Además, bajo el capitalismo, las actividades a menudo requieren dinero, y la falta de dinero a menudo obstaculiza actividades fluidas y efectivas.

Las crisis de comunicación también son comunes para nosotras/os. A menudo hay problemas de comunicación con los objetores de conciencia anteriormente encarcelados y ahora con los miembros del servicio alternativo, que no son tan graves, pero surgen de circunstancias y expectativas diferentes.

De hecho, otro miembro del personal renunció en el pasado debido a problemas financieros y de agotamiento. Todas estas son cuestiones para las que no veo muchas soluciones a corto plazo en una pequeña organización de base.

¿Cuáles son las tres cosas que esperan lograr en los próximos años?

Members of World Without War take part in a workshop

Durante los últimos dos años, Un Mundo sin Guerra ha llevado a cabo el “Taller de Visión para los Próximos 20 Años” y ha decidido lanzar una campaña a largo plazo sobre la crisis climática y el militarismo. Con este fin, decidimos crear un grupo de trabajo en la segunda mitad de este año para evaluar nuestras capacidades y recursos y considerar planes y demandas de campaña apropiadas. Durante los próximos tres años, esperamos que el grupo de trabajo presente planes, sostenga una discusión general, tome una decisión interna y luego comience las actividades.

El segundo es lanzar una campaña para mejorar el servicio alternativo actual. El actual sistema de servicio alternativo es problemático porque es excesivamente largo (el doble que el servicio activo) y se limita a ayudar a los funcionarios penitenciarios en las prisiones. Durante los últimos dos años y medio desde su introducción, nos hemos centrado en hacer que la composición de la Comisión de Servicios Alternativos sea más respetuosa con los derechos humanos y en obtener acceso a información sobre cómo funciona el sistema. Necesitaremos continuar discutiendo cuánto y cómo asignamos nuestro tiempo y recursos a este trabajo de defensa legal. 

Por último, hacer una campaña de declaración de mujeres Objetoras de Conciencia. Desde el Día Internacional de la Objeción de Conciencia en 2018, varias mujeres activistas se han inspirado en el caso de los objetores de conciencia turcos para declarar su objeción con el fin de criticar la "ideología de la normalidad" del militarismo y examinar las implicaciones sociales del "servicio militar" como un poder conferido. Además del nivel ideológico, en la reciente reacción contra el feminismo, el servicio militar obligatorio de las mujeres ha sido discutido en los círculos políticos de Corea del Sur. Se ha pedido a Un Mundo sin Guerra que organice a los objetores de conciencia no masculinos en una campaña y se ha llegado a un consenso interno para iniciar este proceso.

Conecten con World Without War

Website www.withoutwar.org | Email peace@withoutwar.org | Facebook www.facebook.com/withoutwar.org/

Información del autor
Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

About the authors