Leña al fuego: militarización e intereses de los combustibles fósiles en el Mediterráneo

en
es
Varios activistas están encerrados juntos al otro lado de la carretera. Detrás, otros dos activistas sostienen una pancarta en la que se lee "Gas: aquí no, en ningún sitio"
[node:field_image:title]
Author(s)
Ya'ara Peretz

 

"Sabíamos que esta decisión ha sido anunciada a la luz de las crecientes tensiones en el Mediterráneo Oriental, pero pensamos que era lo correcto y por eso tomé la decisión de seguir adelante con ella", dijo el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en una conferencia de prensa el pasado mes de septiembre, sobre la decisión de levantar el embargo de armas de EE.UU. a Chipre de 1987.

La decisión es la implementación de una legislación importante1 que se aprobó en diciembre de 2019 en el Congreso y el Senado de Estados Unidos. La ley asegura la asistencia de Estados Unidos en el desarrollo de recursos de gas fósil frente a las costas de Israel y Chipre, la construcción de infraestructuras para la exportación, como gasoductos y terminales de gas licuado, el establecimiento de un Centro de Energía del Mediterráneo Oriental en la región que será gestionado por el Departamento de Energía de Estados Unidos, y el levantamiento del embargo de armas combinado con la prestación de apoyo militar a Chipre y Grecia.

Los resultados ya se están viendo en la región. El pasado mes de agosto2, un barco de reconocimiento turco, acompañado de buques de guerra, fue enviado a buscar recursos de gas fósil en las aguas entre Turquía y Grecia, una zona que ambos países consideran sus aguas económicas. Así chocaron dos buques de guerra, turco y griego3. El suceso fue visto como un accidente desde el lado griego, pero considerado una provocación desde el punto de vista turco. Francia no esperó mucho tiempo y, poco después del incidente, desplegó sus buques de guerra y cazas para apoyar a las fuerzas armadas griegas, lo que provocó un nuevo aumento de la tensión en la región. Lo más absurdo del asunto es que en el centro de este conflicto se encuentra el gas fósil, una fuente de energía prescindible y contaminante que ya está perdiendo su valor4 y continuará así debido a la lucha global contra la crisis climática. Al fin y al cabo, para tener éxito en esta lucha y evitar que el calentamiento global supere el objetivo de 1,5 grados, la mayoría de los combustibles fósiles deben mantenerse bajo tierra5.

La declaración de Pompeo es tan simple como trágica: las mayores potencias del mundo, las compañías de combustibles fósiles y los fabricantes de armas, ven a Oriente Medio como un patio de recreo. Recursos que pueden ser explotados, conflictos que pueden ser encendidos y beneficiados. No hay cultura, ni historia, y sobre todo no hay gente. Y así es como grandes potencias políticas como la Unión Europea y Estados Unidos promueven planes que sirven a sus propios intereses para ganar más poder en nuestra región, mientras ignoran por completo el hecho de que sus acciones tienen implicaciones en la vida de las personas que viven ahí.

Como el gasoducto Eastmed: El gasoducto más largo y profundo del mundo previsto para exportar gas desde Israel, vía Chipre, Grecia e Italia, al resto de Europa. La parte entre Israel y Grecia tiene una longitud de 1.900 km en6 tierra y en el mar, y a 3 km de profundidad. Atravesará el Mar Mediterráneo, considerado un punto caliente de biodiversidad7, en zonas ecológicas sensibles, incluidas las zonas de riesgo sísmico. Además, el gasoducto atravesará zonas de conflicto marítimo entre Chipre, Grecia y Turquía, las mismas en las que se produjo la colisión el pasado agosto.

El gasoducto costará aproximadamente 6.000 millones de euros8 y está previsto que empiece a funcionar en 2025. ¿De dónde viene el dinero? Hasta ahora, principalmente de la UE, que promueve el gasoducto con el argumento de la "diversificación de las fuentes de energía", para liberarse de la dependencia del gas ruso. Hasta ahora, la UE ha invertido unos 36 millones de euros en el gasoducto Eastmed para las pruebas de viabilidad9 y una fase de desarrollo10, según la información que se ha hecho pública. La Comisión Europea aprobó el Eastmed como parte de la lista de Proyectos de Interés Común (PCI11), junto a otros 54 proyectos de combustibles fósiles en toda Europa y más allá de sus fronteras.

De este modo, la UE permite que el gasoducto se financie con fondos públicos. Esto, a pesar de que Europa no necesita más gas12 y se presenta como líder en la lucha contra la crisis climática, al tiempo que promueve un plan de acuerdo ecológico para llegar a la red cero en 2050. El establecimiento del gasoducto Eastmed es una completa contradicción con estas declaraciones y tendrá implicaciones devastadoras en la lucha para detener el calentamiento global. Según las proyecciones, si el gasoducto funciona a plena capacidad, no sólo suministraría más gas del que Europa necesita realmente, sino que en el transcurso de un año el Eastmed emitiría más CO2 y metano que la mayor fábrica de carbón de Europa.13.

La hipocresía de esta historia se profundiza cuando se considera la política de derechos humanos y democracia de la UE. Según el sitio oficial de la UE "La Unión Europea se basa en un firme compromiso de promover y proteger los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho en todo el mundo. Los derechos humanos están en el centro de las relaciones de la UE con otros países y regiones". La UE le gusta presentarse como líder y protectora de los derechos humanos y de las comunidades marginadas, y afirma que "los derechos humanos son universales, todo ser humano tiene derecho a disfrutar de los derechos humanos y de las libertades fundamentales según el derecho internacional". Sin embargo, el apoyo al gasoducto Eastmed, vacía por completo estas palabras de su significado. El gasoducto genera una dependencia entre Europa e Israel, y permite así al régimen israelí ganar más capital político y poder a nivel internacional, a la vez que legitima ese régimen y sus acciones -incluyendo la ocupación y anexión de tierras palestinas.

Aunque oficialmente la UE sigue afirmando que se preocupa por el derecho internacional y los derechos humanos y que la violación de éstos, incluso por parte de Israel, tendrá un precio en la capacidad de cooperar con la unión, cuando se trata de intereses económicos, estos valores desaparecen. El gasoducto , al igual que otros grandes proyectos de cooperación con Israel, contribuye a espesar la nube de niebla que oculta las violaciones de las leyes internacionales en los territorios palestinos ocupados por parte del Estado de Israel, incluyendo la extracción de recursos naturales que pertenecen al pueblo palestino para el uso de Israel - un desastre ambiental más apoyado por la UE14.

Entre los países situados en la ruta del gasoducto que están asumiendo un papel activo para impulsarlo, el gobierno israelí destaca por sus intensos esfuerzos. Durante el COVID-19, mientras el país se encuentra bajo bloqueo periódico sufriendo la peor crisis económica y sanitaria en años, con un millón de desempleados, índices de violencia doméstica en aumento y el colapso de los sistemas de salud y bienestar social, el ministro de energía y el primer ministro de Israel organizaron reuniones continuas para seguir promoviendo el gasoducto Eastmed con los griegos15, chipriotas16 y el gobierno de Estados Unidos.17. Israel intenta vender este gasoducto como una oportunidad geopolítica, económica y social para todos nosotros. Pero la verdad es que esta oportunidad tiene un precio que todos pagaremos y que ya estamos pagando.

Este gasoducto ni siquiera existe, pero ya está alimentando el militarismo en la región, profundizando los conflictos entre Turquía, Chipre y Grecia, y normalizando la ocupación israelí a los ojos de Europa. Igualmente grave es que el gasoducto nos encerrará en los combustibles fósiles y será un enorme obstáculo para la lucha por detener la crisis climática en Oriente Medio, que ya hoy se calienta más rápido que otras partes del mundo18. Pero no es demasiado tarde. 

Nosotros y nosotras, el pueblo, tenemos el poder y la responsabilidad de resistir.

Resistir al establecimiento del gasoducto Eastmed, presionando y perturbando los negocios habituales hasta que los gobiernos tengan que retirarse de su promoción.

Resistir al desastre climático y ecológico exigiendo una transición justa hacia las energías renovables.

Tenemos el poder y la responsabilidad de detener la militarización de nuestra región, y de no permitir que se instiguen más guerras y se incite a los pueblos que viven en la región a enfrentarse entre sí, por dinero.

Tenemos poder para exigir la vida antes que el beneficio, y promover la paz, la justicia y la igualdad para todos y todas.

Notes

1 https://theintercept.com/2020/02/06/congress-exxon-mobil-eastmed-pipeline-cyprus/

2 https://www.wsj.com/articles/turkish-greek-frigates-collide-in-the-mediterranean-sea-11597414995

3 https://www.reuters.com/article/us-greece-turkey-warships-idUSKCN25A161

4 https://www.globalwitness.org/en/campaigns/fossil-gas/pyrrhic-victory-why-europe-and-turkey-should-not-fight-over-fossil-gas-we-cannot-use/

5 https://unfccc.int/news/most-fossil-fuels-must-stay-in-the-ground-new-study#:~:text=A%20study%20published%20this%20week,Celsius%20global%20average%20temperature%20rise.

6 http://www.igi-poseidon.com/en/eastmed

7https://www.iucn.org/downloads/the_mediterranean_a_biodiversity_hotspot_under_threat_factsheet_en.pdf

8 https://www.gov.il/he/departments/news/east_med_190720

9 https://ec.europa.eu/energy/sites/ener/files/documents/CEF_Energy_2015_call_for_proposals.pdf

10 https://ec.europa.eu/energy/sites/ener/files/documents/list_of_actions_selected_for_receiving_financial_assistance_under_the_2017_cef_energy_call_for_proposals.pdf

11 https://ec.europa.eu/energy/infrastructure/transparency_platform/map-viewer/main.html

12 https://www.artelys.com/wp-content/uploads/2020/01/Artelys-GasSecurityOfSupply-UpdatedAnalysis.pdf

13 https://www.globalwitness.org/en/campaigns/fossil-gas/pyrrhic-victory-why-europe-and-turkey-should-not-fight-over-fossil-gas-we-cannot-use/

14 https://www.alhaq.org/publications/16408.html

15 https://twitter.com/steinitz_yuval/status/1272905157873893377

16 https://twitter.com/steinitz_yuval/status/1290959747550793729

17 https://twitter.com/steinitz_yuval/status/1262613253835939842

18 https://ims.gov.il/he/node/1410

Información del autor

Ya'ara Peretz es una activista climática israelí y miembro del Colectivo de Gastivistas

 

 

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

1 + 13 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

About the authors

Ya'ara Peretz es una activista climática israelí y miembro del Colectivo de Gastivistas

 

 

Ya'ara Peretz es una activista climática israelí y miembro del Colectivo de Gastivistas