Activistas estadounidenses se manifiestan en la reunión anual de BlackRock

en
es
A large group of demonstrators on a pavement, with bright pink banners
US peace activists protest the BlackRock AGM, photo: CodePink
Author(s)
Andrew Metheven

Traducido por Sofia Maestro Sanz

El 23 de mayo, durante la reunión anual de los accionistas de BlackRock, miembros de organizaciones pacificas estadounidenses protestaron ante las oficinas de Manhattan (NY).

BlackRock es una compañía gestora de activos, se encarga de asesorar a sus inversores en la inversión de sus bienes. La compañía tiene un fondo de inversiones dedicado a “gastos de defensa”, con billones de dólares invertidos en las mayores compañías de armamento del mundo.

Organizaciones como CODEPINK, Action Corps NYC, The Coalition to End the U.S.-Saudi Alliance, Catholic Worker, the Community of Living Traditions at Stony Point Center, Enlace, Granny Peace Brigade, Gulf Coast Raging Grannies, Muslim Peace Fellowship, Muslims United for Justice, NYC Metro Raging Grannies, Peace Action New York State, Seeding Sovereignty, Show Up America, United for Peace and Justice, Veterans for Peace NYC Chapter 34, War Resisters League NYC, World Beyond War, and Women’s International League for Peace and Freedom protestaron ante “el banco sombra” por sus prácticas de inversión en compañías armamentísticas, que se benefician de las guerras y la violencia, tanto de Estados Unidos como del mundo.

BlackRock es la mayor compañía de gestión de activos del mundo, controla más de $5 trillones en bienes. Uno de sus fondos de iShare está dedicado exclusivamente a “gastos de defensa” – BlackRock tiene $7.25 billones invertidos en Boeing; $3.3 billones en General Dynamics; $5.6 billones en Lockheed Martin; $3.4 billones en Northrop Grumman; y $4 billones en Raytheon. Así mismo, BlackRock posee inversiones en compañías civiles fabricantes de armas como Sturm Ruger, Remington y American Outdoor Brands (antes llamada Smith & Wesson). En los últimos diez años, el número de armas en el mundo ha superado el billón, el 85% se encuentra en manos de civiles. El 40% de estas armas está en los Estados Unidos, donde hay 121 armas por cada 100 ciudadanos.

Las inversiones de BlackRock son combustible para la guerra y la violencia, las compañías que reciben sus inversiones fabrican armas que son usadas a nivel global. En Siria, miles de civiles han sido asesinados por armas estadounidenses desde 2014. En Yemen, un niño muere cada diez minutos a causa de una enfermedad prevenible. En Gaza, solo en las últimas siete semanas, más de cien palestinos han sido asesinados por israelitas mientras se manifestaban de forma pacífica. Por último, en 2018, en Estados Unidos, ya han ocurrido 22 tiroteos en escuelas – mientras BlackRock sigue siendo el inversor líder de America Outdoor Brands, el fabricante de armas número uno en América.

“BlackRock afirma que hace responsables a las empresas de sus propias actuaciones, mientas que sus ejecutivos e inversores se benefician económicamente de las empresas más moralmente corruptas del mundo. Están ganando dinero matando” declara Sarah Eckel-Dalrymple. La manager de CODEPINK para la campaña “Desvincúlate de la máquina de la guerra” afirma que “La responsabilidad corporativa debe extenderse a aquellos que poseen inversiones en dichas compañías. Nadie debería beneficiarse de la guerra y la violencia”.

Información del autor
Programmes & Projects
Countries
Companies

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors