Tailandia: los activistas por los derechos sobre la tierra se encuentran en el punto de mira de la empresa de aceite de palma

en
es
Villagers of Khlong Sai Pattana Community. The banner reads: ‘We will stand for justice to protect land to the end. Stop evicting the poor. The Khlong Sai people will fight'.
[node:field_image:title]
Author(s)
Andrew Metheven

Desde 2008, la comunidad de Klong Sai Pattana, en Tailandia, ha estado resistiendo la invasión de una gran empresa de aceite de palma: Jiew Kang Jue Pattana Co. La compañía ha ocupado las tierras para cultivar palma aceitera ilegalmente, por lo que la población cree que este hecho se encuentra detrás de la escalada de violencia que ha causado varias muertes, en una campaña de intimidación llevada a cabo para expulsarlos de sus tierras.

La comunidad ha utilizado un derecho en virtud de la Constitución de 1997, que otorga el derecho de acceso a la información sobre las tierras en propiedad - los activistas descubrieron turbios negocios de tierras, o evidencias de que las compañías continúan usando la tierra bajo concesiones caducadas. Reunieron pruebas de la invasión y usurpación de tierras, y en 2005 la empresa fue demandada por la agencia gubernamental Organización de Reforma Agraria (ALRO, por sus siglas en inglés), después de que los activistas comunitarios reportaran el caso.

La ALRO ganó el caso en 2007, y en 2008 la comunidad Klong Sai Pattana se estableció en un área de 26 hectáreas con consentimiento del gobierno, construyendo casas y cultivando. También se creó formalmente una red de agricultores y activistas por los derechos humanos, denominada Federación Campesina del Sur de Tailandia (SPFT, por sus siglas en inglés). En 2010, el gobierno tailandés aprobó una regulación para la “Concesión de Títulos de Propiedad sobre las Tierras Comunitarias”, y la comunidad ha estado esperando la concesión, pero aún no ha recibido ningún documento que le autorice a la utilización de las tierras.

La compañía recurrió la decisión de la corte repetidas veces, y en 2014 el Tribunal Supremo dictó una sentencia firme, ordenando a la compañía que abandonara la tierra que estaba ocupando ilegalmente. No se tomaron medidas para garantizar el cumplimiento de la sentencia, y desde que se estableció la comunidad varios miembros han sido asesinados, en una escalada de violencia que, piensan, tiene la intención de expulsarlos de la tierra. Prateep Rakangthong se trasladó a la aldea en 2008, y describió a Al Jazeera cómo fue: “El primer mes que me mudé aquí, oía disparos cada noche. Disparaban balas contra nuestro pueblo por la noche”.

Siguieron las muertes. En 2010, Somporn Pattaphum fue asesinado a tiros, convirtiéndose en la primera víctima mortal tras los violentos acontecimientos. Los aldeanos cuentan que la compañía usó tractores para tratar de demoler sus casas, y en 2012 encontraron dos mujeres asesinadas a tiros a pocos minutos de la entrada del pueblo. En 2015, hallaron a Chai Bungtonglek asesinado a tiros fuera de su casa familiar, y ha habido otros incidentes de acoso violento, incluyendo otros intentos de homicidio. Nadie ha sido condenado o encarcelado por los asesinatos, y la ALRO ahora afirma que tanto la compañía como los aldeanos están ocupando la tierra ilegalmente, asegurando que los aldeanos son “dependientes” de la compañía.

Información del autor
Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

2 + 7 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

About the authors