El Centro Conmemorativo de Guerra Australiano y los fabricantes de armas

en
es
The Australian war memorial - a large stone building with arches and a central grass space
Author(s)
Sue Wareham

El Centro Conmemorativo de Guerra Australiano, o Australian War Memorial (AWM) es una de nuestras instituciones nacionales más destacadas. Con justa razón ocupa un lugar especial en los homenajes a nuestros caídos en combate, no solo cuando la nación celebra el Día del ANZAC, sino a lo largo de todo el año. Según el propio centro, «Su misión es ayudar a los australianos a recordar, interpretar y comprender la experiencia australiana de la guerra y su impacto duradero en la sociedad australiana».

Para llevar a cabo su misión, el AWM recibe considerable financiación por parte del Gobierno australiano. Sin embargo, los patrocinios corporativos representan una fuente de financiación adicional, que se usa para realizar exhibiciones, programas educativos y de otra índole. Entre los patrocinadores corporativos se encuentran fabricantes de armas, incluyendo nombres de relevancia mundial o sus filiales australianas: BAE Systems Australia, Boeing Australia, Lockheed Martin, ADI S. A., Thales Australia, Raytheon Australia, Australian Submarine Corporation S. L., y otros.

Uno esperaría que las corporaciones patrocinadoras compartan la misión del AWM (o que al menos no se opongan a ella): «…recordar, interpretar y comprender la experiencia australiana de la guerra…». Sin embargo, se crea un conflicto: para aquellos australianos que tienen experiencia directa o indirecta de la guerra, esa experiencia suele ser intensamente negativa, caracterizada por el sufrimiento, la muerte, lesiones, la pérdida, el miedo y la privación, y a menudo por traumas psicológicos de por vida; no hay gloria, solo tragedia. Para los fabricantes de armamento, en cambio, la experiencia es muy positiva, caracterizada por ventas y ganancias récord. Para ellos, la guerra es buena para el negocio, y su conmemoración debería centrarse en la gloria del sacrificio y el patriotismo.

Para los patrocinadores corporativos del AWM, las ventajas no se limitan a una mención favorable en sus publicaciónes. BAE Systems tiene un auditorio nombrado en su honor. El alquiler del auditorio BAE Systems puede combinarse con un «tour VIP de las galerías del centro conmemorativo para una ocasión realmente especial». Es el fin del espíritu igualitario.

BAE Systems también ha sido un importante suministrador de armas para el gobierno de Arabia Saudita: su avión de combate Typhoon desempeña un papel central en los ataques del gobierno a Yemen, que causan sufrimiento humano a gran escala y han sido condenados por organizaciones de derechos humanos. Arabia Saudita también usa aviones de combate F-16 de Lockheed Martin, y Boeing, Raytheon y otros suministradores occidentales de armas en busca de negocio en el extranjero también están inundando la región con su mercancía.

Las ventas de armas de Gran Bretaña a Arabia Saudí están siendo litigada actualmente en un caso del Tribunal Supremo, y el ministro de Defensa está investigando 252 supuestas violaciones del derecho internacional por parte de Arabia Saudí en Yemen. Andrew Feinstein, en su libro The Shadow World: Inside the Global Arms Trade («El mundo de las sombras: dentro del comercio mundial de armas» 2011, Penguin Books, página 173) se refiere al «patrón de hacer negocios» de BAE: “Los sobornos de BAE a funcionarios y políticos y sus esfuerzos por ocultar la corrupción socavaron la democracia y el Estado de Derecho e inhibieron el desarrollo socioeconómico de los países compradores”. En el 2004, la Serious Fraud Office («Oficina antifraude») en el Reino Unido, comenzó a investigar los negocios de BAE, y la empresa hizo una fuerte campaña para detener las investigaciones. La ironía de que esta compañía tenga un puesto de honor entre aquellos que lucharon y murieron creyendo en la democracia es escalofriante.

Northrop-Grumman, a quien Australia compra drones Triton, también desea con ansias que se la asocie con nuestros caídos en combate. Su nombre aparece en un gran panel publicitario para el AWM en el aeropuerto de Canberra, con la leyenda “somos jóvenes y libres”. En diciembre de 2014, el AWM fue el lugar donde se inauguró Northrop-Grumman Australia, con una gran celebración para fortalecer la imagen corporativa, y con la presencia del senador y Ministro de Defensa David Johnstone y el director del AWM, el Dr. Brendan Nelson.

Para entender la experiencia de nuestro país con la guerra y su impacto duradero, los acontecimientos y factores que han contribuido a nuestra aparentemente inacabable participación en guerras deben ser un elemento central para su comprensión. Omitirlos sería como tratar de entender el cáncer de pulmón sin examinar el papel de fumar tabaco y de aquellos que lo promueven –es decir, obscenamente incompleto, además de estar desprovisto de contexto y diseñado para evitar que se saquen conclusiones.

El Centro Conmemorativo de Guerra Australiano se inauguró el Día del Armisticio en 1941 por el gobernador general Lord Gowrie. En su discurso, dijo que el centro sería «…no solo una conmemoración de los magníficos logros de los hombres que lucharon y cayeron en [la Gran guerra]…» sino también «un recordatorio para las generaciones futuras de la barbaridad y la absoluta inutilidad de la guerra moderna.»

Lord Gowrie se preguntó: «¿Qué podemos dar a aquellos que nos dieron todo? Y sé que nuestra respuesta será que estamos decididos a que estos hombres no hayan muerto en vano, y que estamos dispuestos a cualquier sacrificio para terminar, de una vez por todas, con esta diabólica amenaza para la humanidad y asegurar la paz en el mundo para las generaciones futuras.

La paz en el mundo para las generaciones futuras es algo detestable para los intereses de aquellos que se benefician del conflicto armado. Mientras conmemoramos de nuevo «la guerra para terminar todas las guerras», y todas las otras desde entonces, uno solo puede preguntarse qué pensarían los soldados australianos mientras permitimos que la industria que se beneficia de la crueldad de las guerras disfrute de la gloria de aquellos que las padecen.

Información del autor

Dr Sue Wareham, Vice-President, Medical Association for Prevention of War (Australia)

Programmes & Projects
Countries
Companies

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors

Dr Sue Wareham, Vice-President, Medical Association for Prevention of War (Australia)

Dr Sue Wareham, Vice-President, Medical Association for Prevention of War (Australia)