arms trade

en

En diciembre, un tribunal civil belga escuchó los argumentos de una coalición de ONG belgas para poner fin a la exportación de componentes militares a la fuerza aérea turca. A principios de 2021, la afiliada de la IRG, Vredesactie, junto con CNAPD y con el apoyo de Amnistía Internacional Bélgica, demandó al gobierno flamenco por su participación en la producción de los aviones de transporte militar turcos A400M. Turquía utiliza estos aviones para alimentar conflictos en toda la región y violar los embargos internacionales de armas. Mientras se desarrollaba la sesión judicial, los activistas organizaron una protesta frente al Palacio de Justicia de Bruselas. Exigieron el fin de las exportaciones de armas a las zonas de conflicto y controles más estrictos sobre el uso final de las exportaciones de armas flamencas.

Un medio de comunicacion y centro de investigación independiente danés ha publicado un reportaje que acusa a Terma, el mayor fabricante de armas del país, de crímenes de guerra por el hecho de seguir abasteciendo de armas a los Emiratos Árabes Unidos, en contra de la decisión de Dinamarca de dejar de armar a Arabia Saudita y EAU debido a su participación en la guerra en Yemen.

En Londres, activistas entre quienes se cuentan miembros de las organizaciones miembros de la IRG “Campaign Against Arms Trade” y “Peace Pledge Union”, irrumpieron a través de acción directa en un gran evento social y de redes realizado por el grupo empresarial británico Aerospace, Defence, Security, and Space Trade Association (ADS).

Imperial Armour es una compañía sudafricana basada en Durban. Fabrica una variada selección de ropa, uniformes, botas, chalecos antibalas y armadura corporal, cascos, bolsas y equipamiento como binoculares, cinturones y fundas para uso militar, fuerzas del orden, bomberos y cuerpos de rescate y grupos de desactivación de bombas.

De primera vista el hecho de que Turquía está en guerra no se nota mucho en Estambul. Una fila larguísima de turistas está esperando frente al control de pasaportes. Todo va en orden, normal. Pero quien viaja en metro, le toca cambiar muchas veces trenes en la estación de Yenikapi, donde se encuentra una exposición que exalta la guerra y los militares.

El lunes 9 de abril “Los Inspectores de Armas del Pueblo” bloquearon la entrada al fabricante de armas, Roxel, en el Reino Unido, e intentaron inspeccionar la fábrica. Los inspectores creen que la fábrica está suministrando componentes de armas que podrían ser usados por el ejército saudí para cometer crímenes de guerra contra la población de Yemen.

Subscribe to arms trade