Resistencia antimilitarista contra un parlamento suizo fuera de control

en
es

Activistas suizos han estado protestando contra la compra de drones (aviones de combate no tripulados) de la empresa israelí Elbit Systems. El 25 de mayo, un grupo de activistas bloqueó la entrada a uno de las mayores bases militares de Suiza, donde miembros del parlamento suizo planeaban asistir a la demostración del dron Hermes 900. Ésta fue solo una de las acciones emprendidas por el Grupo por una Suiza sin Ejército (GSoA) durante la última sesión del parlamento suizo.

Desde una perspectiva antimilitarista, la sesión estival de ambas cámaras en Suiza estuvo muy ocupada, ya que dio varias oportunidades para protestar. El comité de seguridad preparó varias leyes que debían ser frenadas. En algunas de ellas, nuestras protestas tuvieron éxito; desafortunadamente, en otras no. Trabajamos principalmente en cinco leyes: una reforma del ejército suizo (WEA), dos leyes que ampliaban las facultades del servicio secreto y permitían una mayor vigilancia masiva (BÜPF y NDG), la compra de un nuevo avión militar de transporte, con el cual se realizarían deportaciones forzosas de inmigrantes y, por último pero no menos importante, la compra de seis drones de la empresa israelí Elbit Systems Ltd.

Activistas de diferentes organizaciones - Gruppe für eine Schweiz ohne Armee (GSoA), Boycott, Divest and Sanctions against Israel (BDS), Collective Urgence Palestine (CUP), y activistas independientes - bloquearon la entrada a la presentación programada de los drones Hermes 900 que Suiza pretende adquirir. Ningún vehículo logró cruzar el portal principal del complejo militar de Thun, al cual los miembros de los comités de seguridad de ambas cámaras habían sido invitados.

Crímenes de guerra con tecnología suiza

Después de la manifestación, los miembros del parlamento suizo decidieron comprar seis drones de vigilancia del controvertido fabricante de armas israelí Elbit Systems, el cual contribuye directamente a violaciones del derecho humanitario internacional. Para compensar la adquisición, un grupo de empresas suizas mejorarán los Hermes 900 con tecnología de punta. Se transferirá a la fábrica de armas israelí un armazón más liviano y tecnología de video de alta resolución, lo que más adelante será empleado en Gaza tal como ha ocurrido anteriormente. Human Rights Watch documentó el uso letal de dichos drones de combate en su informe “Precisely Wrong”. Defense for Children International acusa al ejército israelí de haber asesinado a 164 niños y niñas en la última operación denominada “Protective Edge” el verano pasado, empleando drones de combate como el Hermes 900. Ésta es una violación flagrante del derecho internacional humanitario y, por lo tanto, un crimen de guerra. Especialmente desde la asunción del nuevo gobierno israelí, no se puede omitir los futuros crímenes de guerra cometidos por las fuerzas israelíes. El año pasado, el recientemente designado ministro de justicia israelí Ayalet Shaked realizó llamó abiertamente a asesinar a civiles desarmados. Otros miembros del nuevo gobierno de extrema derecha nos llevan a temer una nueva escalada de este largo conflicto. En vista de estos antecedentes, es muy probable que la tecnología suiza sea empleada en futuros crímenes de guerra. El hecho de que Elbit Systems esté contribuyendo a la violación del derecho internacional humanitario instó al gobierno noruego en 2009 a dejar de financiar a la empresa con el fondo estatal de pensiones, medida que fue imitada por otras grandes instituciones financeria (https://stopthewall.org/divest-elbit). Este trato será una contribución directa a crímenes de guerra. No sólo entra en conflicto con la política suiza de neutralidad, sino que también incumple las obligaciones internacionales amparadas en la 4ª Convención de Ginebra. Es una vergüenza que Suiza planee aportar con tecnología a la violación del derecho internacional humanitario en vez de evitar la ocurrencia de actos de ese calibre.

Inútiles hasta el 2028

Otro aspecto perturbador de la compra es que Eurocontrol, el organismo de control aéreo europeo, en enfatizó de antemano que los Hermes 900 no podrán volar autónomamente sobre el territorio suizo hasta el 2028. Hasta entonces, deberán ir acompañados en todo momento por una aeronave tripulada, o el espacio aéreo operativo debe estar bloqueado para aeronaves civiles. La única área de operación concebible sería sobre altamar. Considerando que Suiza no tiene litoral, es muy probable que los drones sean prestados a Frontex u otras instituciones para controlar las fronteras exteriores del espacio de Schengen.

La militarización del control fronterizo

Aquí es donde convergen nuestros diferentes proyectos. Los defensores de los drones de vigilancia y la aeronave de transporte han argumentado que el aumento del flujo migratorio desde Medio Oriente y África a Europa hacen necesaria su adquisición. Después de la tragedia del Mar Mediterráneo, la Unión Europea, Frontex y Suiza responsabilizaron rápidamente de las innumerables muertes a los llamados traficantes de humanos. Y en vez de levantar la fortaleza inhumana que convierte al Mar Mediterráneo en una tumba gigantesca, decidieron reforzarla con recursos militares. La resolución programada del Consejo de Seguridad de la ONU bajo el capítulo VII, preparada por la UE y el Reino Unido, muestra cuán decididos están a luchar contra la inmigración, ¡con los mismos medios que han provocado la migración en la mayoría de los casos: los bombardeos y la intervención militar!

A aquellos inmigrantes que logran llegar al continente, las turbas racistas los esperan para incendiar sus hogares, como vemos que ocurre hoy en Alemania. Pero también suceden cosas similares en Suiza, en Austria y en toda Europa. De modo que, en vez de garantizar el derecho humano al asilo, las autoridades tratan de frenar la inmigración y, si aun así algunos logran llegar, los expulsan tan rápido como sea posible. Ambas cosas han pasado a ser responsabilidad de las fuerzas armadas. Los inmigrantes que han tenido que escapar de sus países debido a la guerra y las operaciones militares se han convertido una vez más en blancos de los militares por haber buscado asilo. Es una tendencia repugnante que se puede observar en Suiza y en otros lugares. La militarización del control fronterizo es un problema muy grave en el cual los antimilitaristas necesitamos trabajar.

Las otras leyes

Por razones técnicas, la reforma del ejército no fue aprobada. Vuelve a la cámara baja y por lo tanto estaremos atentos a su proceso. Las dos leyes del servicio secreto fueron aprobadas por amplia mayoría. Diferentes organizaciones, partidos de izquierda y compañías informáticas están preparando la recolección de las 50 mil firmas que se necesitan para iniciar un referéndum en contra de estas dos leyes. A pesar de nuestras protestas, la cámara alta decidió comprar los seis drones de combate por 250 millones de francos suizo. Lo único que logramos evitar durante esta sesión fue la compra de una nueva aeronave de transporte. La combinación de acción directa, presión política y trabajo de prensa lograron este objetivo. Es un logro importante si consideramos las tendencias actuales del control fronterizo europeo. Seguiremos luchando contra la compra de los seis drones de combate y su futura contribución a los crímenes de guerra. La cámara baja votará la adquisición durante su próxima sesión en septiembre, justo antes de las elecciones nacionales. Si logramos convertir las compras de armas y el aporte de Suiza a las guerras en todo el mundo en uno de los temas centrales para estas elecciones, podríamos tener la oportunidad de frenar la compra de los drones.

Comoquiera que sea, éste será un verano caluroso. ¡Estamos preparados para la acción!

Programmes & Projects
Countries
Theme
Companies

Add new comment

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.