La Internacional de Resistentes a la Guerra manifiesta su preocupación por las regulaciones británicas sobre la objeción de conciencia

en
es

Utilizando la Ley de Libertad de Información británica, la Internacional de Resistentes a la Guerra ha obtenido finalmente las regulaciones sobre el derecho a la objeción de consciencia para las tres ramas de las Fuerzas Armadas Británicas a tiempo para examinarlas y presentar un contrainforme al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que examinará la situación de derechos humanos del Reino Unido en sus sesiones de octubre de 2007 y de julio de 2008.

Las regulaciones sobre este derecho todavía no están disponibles públicamente, aunque la Internacional de Resistentes a la Guerra pudo obtener una copia de las regulaciones para el ejército disponibles en su sitio web desde 2003. Andreas Speck, trabajador por la objeción de conciencia en la Internacional de Resistentes a la Guerra, comenta:

"La no disponibilidad de regulaciones sobre un derecho humano fundamental, reconocido en el Artículo 18 del Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (CIDCP), impide a los miembros de las Fuerzas Armadas ejercer efectivamente su derecho. Por esta razón no es una sorpresa que - según la información obtenida del Ministerio de Defensa - sólo seis miembros de las Fuerzas armadas hayan solicitado la objeción de conciencia desde el 2000".

En su Informe al Comité de Derechos Humanos, la Internacional de Resistentes a la Guerra destaca cinco preocupaciones principales:


  • Las regulaciones del derecho a la objeción de conciencia no son de dominio público, y la información es difícil de obtener para las personas en general, así como para los miembros de las Fuerzas armadas.
  • La decisión sobre una petición de objeción de conciencia en primera instancia recae en la rama respectiva de las Fuerzas armadas, y no en un órgano independiente. Sólo el órgano de apelación - el Consejo Asesor sobre Objetores de Conciencia - es un órgano independiente.
  • Es inquietante que las Fuerzas Aéreas, la Royal Air Force, no permiten peticiones para  ejercer la objeción por motivos de conciencia mientras haya una acción disciplinaria en curso, o si el objetor de conciencia está ausente sin estar de permiso o sin haber desertado.
  • Los miembros de las Fuerzas Armadas "no deben tomar ningún papel activo en asuntos de cualquier organización política, partido o movimiento. No deben participar en marchas políticas o manifestaciones". Esto es una infracción grave del derecho a la libertad de asociación y a la libertad de reunión pacífica, como reflejan los Artículos 21 y 22 de la CIDCP.
  • Los miembros de las Fuerzas armadas no tienen derecho de presentarse en unas elecciones parlamentarias, y necesitan la aprobación del Ministerio de la defensa nacional para presentarse en las elecciones  municipales. Esto es una infracción seria del Artículo 25 párrafo (b) del CIDCP.

Andreas Speck comenta: "Aún que seguramente Gran Bretaña no es el peor delincuente en términos de derechos humanos a la objeción de conciencia, también es igualmente cierto que las regulaciones británicas no cumplen con las  normas internacionales, tal y como están definidas por el Comité de Derechos humanos. El estado semisecreto de las tres regulaciones diferentes, y las incoherencias entre las regulaciones de los diferentes servicios no facilita las cosas para los soldados que desarrollan una objeción de conciencia. Ya es hora que Gran Bretaña equipare sus regulaciones a las normas internacionales".

Fuentes: wri-info, 20 de septiembre de 2007; War Resisters' International: [United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland: Human Rights and the Armed Forces], septiembre de 2007

Countries
Theme
Institutions

Add new comment

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.