Informe sobre el país: Colombia

Colombia

31 de marzo de 1998

1. Conscripción

la conscripción existe

El art. 216 de la Constitución de 1991 estipula el servicio militar obligatorio. La misma establece: "Todos los ciudadanos colombianos están obligados a tomar las armas cuando haya necesidad pública para ello, con el fin de defender la independencia nacional y las instituciones públicas. La ley determinará las condiciones bajo las cuales, en cualquier momento, un individuo califica para su exención al servicio militar y los beneficios que éste otorga". El servicio militar obligatorio está regulado por la Ley No. 48 y el Decreto Presidencial No. 2048, ambos aprobados en 1993. [2] [8]

servicio militar

Todos los hombres entre las edades de 16 y 28 años están sujetos al servicio militar. [1]

El servicio militar para aquellos que hayan completado la educación secundaria (bachilleres) dura un año, para otros toma dos años. [1] [7]

aplazamiento y exención

No existe información disponible acerca de regulaciones sobre el aplazamiento del servicio militar.

Los conscriptos pueden ser eximidos

- si tienen serios problemas físicos;

- si pertenecen y viven con un grupo étnico indígena;

- si son hijos únicos de madres viudas o separadas;

- si son cabezas de familia. [1] [9]

Los conscriptos tratan de evitar el servicio militar

- aplazándolo y evitando la llamada hasta que hayan pasado la edad de servicio (28 años);

- comprando un registro de servicio militar (para quienes pueden pagarlo);

- obteniendo un certificado médico de que no están capacitados para servir. [1]

reclutamiento

Hay dos diferentes maneras de reclutamiento: legal e ilegal, esto es, por la fuerza.

Todos los hombres jóvenes que hayan completado su educación secundaria, sin tomar en cuenta su edad, son registrados por sus escuelas en las comandancias de distrito. Aquellos que no han completado su educación secundaria pueden ser registrados cuando alcanzan la edad de 18 años. Son examinados médicamente y si se les declara competentes, reciben un examen adicional con el fin de ser asignados a una sección apropiada de las fuerzas armadas. Luego se hace una rifa, para decidir quién debe y quién no debe ser alistado. En la práctica, a pesar de que la edad mínima legal de reclutamiento es de 16, el servicio militar es realizado entre las edades de 15 y 24. [1] [9]

Sólo 40 por ciento de los que han completado la educación secundaria hacen realmente el servicio. [1]

reclutamiento forzoso

Quienes asisten a escuelas secundarias pueden ser víctimas de varias formas de reclutamiento forzoso por parte de las fuerzas armadas. En paradas de autobuses, en mercados o en la calle, los militares se llevan a los jóvenes consigo. Quienes no pueden comprobar que tienen un registro de servicio militar o una razón válida para estar exentos, son trasladados a centros de reclutamiento. Son dispersados a lo largo del país en áreas de conflicto, fronteras, selvas y ciénagas para llevar a cabo servicio militar bajo condiciones muy duras y peligrosas, ello a pesar de que la Ley 48 establece que los conscriptos deben llevar a cabo su servicio militar en las regiones de donde proceden. Tales formas de reclutamiento forzoso son oficialmente negadas por las fuerzas armadas. [1] [4]

2. Objeción de conciencia

legislación

El art. 18 de la Constitución de 1991 establece que "(...) se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será obligado a actuar contra su conciencia". Aunque el derecho a la objeción de conciencia no se concede explícitamente en el art. 18, la objeción de conciencia al servicio militar fue uno de los conceptos discutidos en la formulación de este artículo. Sin embargo, no han prosperado esfuerzos legislativos para proveer garantías a los OC. [2]

procedimiento y práctica

No hay un procedimiento para alcanzar la condición de OC.

Quienes hagan público que son OC no tienen una clara garantía de que puedan abandonar las fuerzas armadas. Deben realizar su servicio militar en la policía como guardias de prisión o desertar y permanecer ocultos. Si rehusan llevar a cabo el servicio militar pueden enfrentar el cargo de deserción y sufrir cárcel. [2]

servicio sustituto

No hay servicio sustituto disponible. [1]

El art. 102 de la ley no. 99 de 1993, regulada por el Decreto 1743 de 1994, permite a un joven realizar su servicio militar trabajando en proyectos ambientales. Este servicio es dirigido por los Departamentos de Educación y del Ambiente. Sin embargo, no hay casos conocidos de conscriptos que hayan realizado tal servicio sustituto. [4]

El caso de Luis Gabriel Caldas León muestra que no es genuinamente una alternativa, ya que el gobierno no le permitió esta opción. En vez de ello, fue llevado a corte marcial y condenado como desertor, aunque en realidad nunca fue alistado. [4]

Él había informado a las autoridades militares en enero de 1994 que era un OC y que estaba dispuesto a realizar servicio en trabajos ambientales. En junio de 1995 fue detenido por la policía y enviado a prisión. Fue liberado el 28 de noviembre de 1995 después de estar seis meses en la cárcel. Se le dijo que podría ser arrestado de nuevo, si no se presentaba a un centro de inducción del ejército durante los siguientes seis días. El, su familia y su novia han recibido amenazas de muerte provenientes de fuentes misteriosas; se cree que son bandas paramilitares de derecha. Caldas fue a la corte y declaró que era OC y explicó por qué no podía realizar servicio militar. La Policía Metropolitana le ordenó presentarse dentro de seis días. Prepararon una orden de arresto contra él, de manera que abandonó Bogotá. Su familia recibió orden inmediata de que debían indicar donde estaba. El Procurador General inició una investigación contra su madre. El caso fue llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por parte de la Iglesia Menonita y el Colectivo de Objetores de Conciencia en Bogotá, solicitando a la Comisión declarar que en este caso Colombia estaba infringiendo el art. 12 de la Convención Americana de Derechos Humanos. La Comisión ha solicitado a Colombia y a Luis Gabriel negociar esta situación, pero las autoridades se han rehusado a negociar hasta tanto Luis Gabriel haya completado su sentencia. Esto ha llevado a una situación sin salida, lo que implica que Luis Gabriel debe mantenerse oculto. [4]

Durante este tiempo muchos otros han hecho pública su objeción de conciencia al servicio militar. A todos se les ha eximido del mismo sobre la base de que hay exceso de reclutas. Claramente las fuerzas armadas se esfuerzan para evitar nuevos casos de objeción de conciencia. La Defensoría del Pueblo que está informada del caso, ha iniciado una campaña para que se promulgue una nueva ley que permita la objeción de conciencia. [4]

3. Evasión y deserción

penas

De acuerdo con la Ley de 1945, quienes no respondan a la llamada son considerados remisos y no pueden ingresar a una universidad u obtener un pasaporte (Ley 1a de 1945). [6]

Quienes rehusen a realizar servicio militar son considerados desertores. [1]

Las penas por deserción se encuentran en los arts. 115 a 117, Capítulo III del Código Penal Militar. El art. 115 prescribe una pena de prisión por deserción, que va de seis meses a dos años de prisión. Si la deserción ocurre en tiempo de guerra, durante un levantamiento doméstico o desórdenes públicos o cuando se encuentren cerca fuerzas rebeldes, la pena puede ser duplicada (art. 116). Si un desertor regresa voluntariamente dentro de los primeros ocho días desde la deserción, la pena puede reducirse a la mitad (art. 117). [6]

práctica

Quienes no respondan a la llamada pueden ser forzados a prestar servicio militar. Los evasores no tienen registro de servicio militar y por tanto no pueden trabajar, ingresar a la universidad, firmar un contrato, poseer una propiedad o abandonar el país. [1]

Los desertores son encarcelados y posteriormente tienen que continuar con el servicio militar. En prisión son golpeados frecuentemente, no se les da comida o son maltratados físicamente por parte de los militares. [1]

4. Reclutamiento forzoso por parte de grupos armados

Hay también casos de reclutamiento forzoso por parte de la guerrilla y organizaciones paramilitares, especialmente en el campo. De acuerdo con el Departamento de Estado de los EE UU, "las incursiones de la guerrilla, las operaciones de contrainsurgencia militar, la conscripción paramilitar y de la guerrilla y las tomas de tierras por parte de los traficantes de narcóticos a menudo fuerzan a los campesinos a abandonar sus casas y sus fincas". [5]

6. Estadísticas anuales

Las fuerzas armadas comprenden 146.300 efectivos, de los cuales cerca de 67.300 son conscriptos. Corresponden a cerca del 0,41 por ciento de la población. Las fuerzas de reserva ascienden a 60.700 efectivos. [7]

Cada año aproximadamente 350.000 jóvenes varones alcanzan 18 años (la edad de conscripción). [7]

Fuentes

[1] ROLC 1994.
Informe del taller de formación para la objeción de conciencia y encuentro latinoamericano de objeción de conciencia. SERPAJ, Asunción, Paraguay.
[2] Toney, R.J. 1996
Military Service, Alternative Social Service, and Conscientous Objection in the Americas: A Brief Survey of Selected Countries. NISBCO, Washington DC, USA.
[4] Información del Colectivo por la Objeción de Conciencia COC, 1995, 1996, 1997. COC Bogotá, Colombia.
[5] US State Department 1996.
Human rights practices in the year 1995. Country reports. USA, New York.
[6] IRBDC 1992
Información de la Presidencia de la República, Asesor Presidencial para la Defensa y la Seguridad Nacional, Bogotá, 17 de junio de 1992.
[7] Institute for Strategic Studies 1997.
Military Balance 1997/98. ISS London, UK.
[8] Embajada de Colombia en los Países Bajos 1996. Carta a CONCODOC, 17 de diciembre de 1996.
[9] Alvarez Benítez, L. 1996.
The case of Colombia, Graca Machel project on under age soldiers. COC, Santafé de Bogotá, Colombia.

CO-alerts

Co related articles

13 Oct 2014
Español

El martes 7 de octubre se llevó a cabo un debate de control político, citado por el representante Alirio Uribe Muñoz en la Comisión 2da de Cámara y la representante Ana Paola Agudelo, representante por los colombianos en el exterior. El debate se realizó con el objetivo de buscar una respuesta oficial del Ministerio de Defensa, ante las numerosas denuncias presentadas en Bogotá y distintas regiones del país, sobre la realización de detenciones arbitrarias con fines de reclutamiento (batidas) por parte del Ejército Nacional, omitiendo abiertamente lo establecido por la Corte Constitucional en la Sentencia C-879/11 y vulnerando numerosos derechos fundamentales de cientos de jóvenes en el país.

Se presentaron numerosas y contundentes pruebas de la realización de este tipo de operativos y las graves implicaciones que estos conllevan para los jóvenes. Un documento con más de 900 casos denunciados, videos, notas de prensa, testimonios y denuncias formales se exhibieron durante el debate[1]. Una vez expuesta la práctica, la pregunta para el Ministro de Defensa y los altos mandos del Ejército fue sencilla: ¿Van a seguir realizando este tipo de procedimientos?

11 Sep 2014
English

Señor Juan Carlos Mejía Gutiérrez

Director de Reclutamiento y Control de Reservas

Bogotá

Warm greetings.

We write you to express our worries for Jhonatan David Vargas Becerra, a student and youth leader of the Central Foursquare Church of Barrancabermeja, Santander, who was detained the evening of Sept 4, 2014.

Jhonatan was recruited by the National Army against his will on March 16, 2013, and was transferred to the 28th Battalion ASCP Bochica in Puerto Carreño, Vichada. Jhonatan has always expressed that that his religious convictions do not allow him to engage in violence or belong to armed groups, and therefore he has refused to perform obligatory military service.

02 Sep 2014
English

Back in June, conscientious objector Mario Andrés Hurtado Cardozo was granted a tutela (a writ for protection, which should prevent him from being recruited by the military) by the municipality of Soacha, close to Bogotá. Mario was the very first non-religious conscientious objector to receive a tutela in this way. The magistrate ordered military district 59, located in the municipality of Soacha, to resolve his military situation within a maximum of two months. Mario's next struggle is to complete and graduate from his degree with his libreta militar – the card given the conscripts when they finish their time in the military. Being unable to graduate from university is just one of the discriminations that faces those without a libreta militar. You can read his conscientious objection declaration from 2010 (in Spanish) here.

Co related forum posts