El complejo industrial-militar: Cómo investigar los vínculos empresariales

En su discurso de despedida de enero de 1961, el presidente norteamericano Dwight D Eisenhower dijo:

En los consejos de gobierno, debemos guardarnos de la obtención de influencia no justificada, ya sea por activa o por pasiva, por parte del complejo industrial militar. El potencial para la perniciosa acumulación de poder en manos ilegítimas existe y no cesará de existir. No debemos permitir jamás que el peso de esta influencia ponga en peligro nuestras libertades ni nuestros procesos democráticos. No debemos dar nada por sentado. Una ciudadanía bien informada y vigilante es la única manera de inducir el correcto engranaje de la inmensa maquinaria de defensa industrial y militar con nuestros métodos y objetivos pacíficos, con el fin de que la seguridad y la libertad puedan prosperar a la vez.

Algunos consideran este discurso como una reliquia histórica a la que referirse con un cierto desdeño de vez en cuando, aunque sólo sea para recordar una época en que los presidentes hablaban en frases enteras sin atragantarse. Sin embargo, el complejo industrial militar continúa floreciendo y poniendo en peligro las libertades y el proceso democrático.

¿Cómo podemos ser ciudadanos informados y vigilantes (en palabras de Eisenhower), aunque no (como él propone) para inducir el correcto engranaje de la industria y el ejército, sino más bien para iniciar el proceso de desmantelamiento de un ejército ofensivo y criminal?

Para ello se precisa investigación y análisis. Internet es un océano repleto de información, en el que uno también se puede extraviar. Es importante tratar los sitios web desconocidos con la misma que cautela que un correo electrónico que empiece .Estimado señor: Tenemos una oportunidad de inversión para usted...

A continuación se relacionan algunos sitios web para comenzar a investigar.

1.Lista de los 100 principales. Cada año, el Departamento de Defensa de EE UU publica información sobre sus contratistas. Esta lista, que ofrece datos sobre los 100 principales contratistas del Pentágono., debería ser vuestra primera parada.

A partir de la lista podréis averiguar qué empresas están recibiendo los contratos más suculentos, en qué medida han aumentado o disminuido los contratos en relación con el año anterior, y obtener una idea más clara de qué tipos de contratos recibe una empresa y sus filiales.

http://web1.whs.osd.mil/peidhome/procstat/p01/fy2004/top100.htm Dollar Shift: The Iraq War and the Changing Face of Pentagon Contracting, del Centro de Recursos sobre Comercio de Armas se basa casi exclusivamente en la lista de los 100 principales del Pentágono. En febrero de 2005 se publicó un informe que se puede consultar en nuestra web: http://www.worldpolicy.org/projects/arms/reports/Top102005Report.html

2.Información sobre contratos militares. El Departamento de Defensa adjudica contratos por valor de 5 millones dólares o más cada día laborable a las 17.00 h y los archiva en su sitio web: http://www.defenselink.mil/contracts/. En http://www.defenselink.mil/search/ se pueden buscar contratos por empresa o por sistema de armas.

3.Sitio web de la empresa

Estas empresas se enorgullecen de lo que hacen, y se aprovechan de que los activistas no presten la suficiente atención o se den por vencidos ante la jerga técnica antes de llegar al fondo de las cosas. En sus páginas web uno se puede suscribir para recibir regularmente comunicados de prensa directamente a su dirección de e-mail.

4.Búsquedas de noticias

La mayoría de bibliotecas públicas o universitarias cuentan con Lexus Nexus, ProQuest, u otras bases de datos para buscar información sobre empresas en artículos de prensa. Algunos sitios como Google News tienen una función de servicio de envío ("clipping service") que manda artículos con ciertas palabras clave directamente a la dirección de e-mail que se le indique.

Se puede visitar Google News Alerts http://www.google.com/alerts?hl=es para solicitar allí el servicio de envíos relacionados con la empresa en cuestión.

A partir de noticias y reportajes de negocios, un investigador intrépido puede averiguar a qué asuntos se enfrenta una empresa determinada. Se puede descubrir, por ejemplo, que su sindicato está en huelga o que la empresa está siendo investigada por vender tecnología prohibida a Irán o a China. Quizás uno de sus generosamente subvencionados programas no haya superado alguna otra prueba o se haya estrellado debido a un fallo. O que un ataque especialmente mortífero contra civiles en Irak sea fruto de una de sus armas "con puntería láser afinada al milímetro" que se ha desviado.

Podríais averiguar que su nuevo director general, nombrado para "hacer limpieza y restaurar la integridad", ha tenido que dimitir debido a una aventura extramarital con una subordinada, o que el miembro más nuevo del consejo de administración acaba de cesar de un cargo en la Casa Blanca o en el Senado. Toda esta información ayuda a dibujar un cuadro más completo de la empresa.

5. Una vez que dispongáis de información sobre qué tipo de contratos obtiene vuestra empresa y tengáis una noción de las cuestiones importantes a las que se enfrenta, se puede completar el cuadro con el factor monetario: ¿Quién recibe dinero? ¿Quién lo da? ¿Quién pide qué? Daos una vuelta por el sitio Open Secrets de The Center for Responsive Politics, donde podréis investigar las aportaciones de la empresa a las campañas de políticos electos (y mucho más). http://www.opensecrets.org/

6.La web The National Priorities Project ofrece numerosas herramientas para ayudaros a formular argumentos sobre cómo el gasto militar está privando a vuestra comunidad de recursos necesarios. http://www.nationalpriorities.org/

El complejo industrial militar está en todas partes y, sin embargo, es muy escurridizo. Empresas como General Electric no .trae cosas buenas. y la bomba a la vida, fabricando bombillas y aceleradores nucleares a la vez. Organizar boicots de consumidores, tal como hacían los activistas de hace 30 años, ya no es tan eficaz como antaño ni siempre posible. Nos hacen falta nuevas estrategias.

Hay algunas campañas muy bien orquestadas que ponen en evidencia a empresas que realizan negocios en países como Sudán o Israel. Aplicar esta táctica de denuncia a las empresas que fabrican armas de destrucción masiva y privan a sus sociedades de recursos muy necesarios es una vía que puede resultar útil explorar.

Algunas otras herramientas son:

testimonio público: aumentar el coste político del enriquecimiento bélico; campañas dirigidas a accionistas: sensibilización y defensa en los consejos de administración de las propias empresas; campañas para despojar a los mercaderes de la muerte de su .mascarada empresarial., enrevesadas argumentaciones legales con una brillante puesta en escena.

Sitios web importantes y útiles

Los nueve principales fabricante de armas

Para más información

Campañas

Traducido por Matias Mulet