Resolución sobre el conflicto de Bastar (Chhattisgarh)

Nosotros, los miembros del la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) y todos los participantes de la conferencia trienal celebrada in Ahmadabad entre el 22 y el 25 de enero de 2010 hemos debatido, como parte de nuestras deliberaciones, la situación actual en Bastar en la región de Chhattisgarh.

Estamos muy preocupados por la población indígena de esta región dominada por tribus puesto que se enfrenta a la peor crisis humanitaria de su historia como consecuencia del conflicto armado entre el Estado y Salwa Judum (una milicia con subvención estatal) por un lado y el Partido Comunista de la India (Maoista) que continúa en esta región desde mediados de 2005 por otro. Hasta la actualidad más de mil personas han muerto, más de cien mujeres han sido violadas, cientos de poblados han sido incendiados y al menos 100,000 personas han sido desplazadas de sus hogares, tierras y bosques; se dice que la magnitud de este desplazamiento es el mayor "desplazamiento interno" que ha sufrido el país en los últimos tiempos. La consecuente guerra civil ha empobrecido aún más a esta gente que según las estadísticas gubernamentales ya eran los más pobres de los pobres y les ha causado un sufrimiento enorme e inimaginable.

En lugar de tomar conocimiento de los distintos informes publicados sobre la situación por parte de organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, periodistas, varias organizaciones sociales, comisiones gubernamentales, órdenes del Tribunal Supremo y responder de una manera por la cual los derechos básicos y la seguridad de las gentes estén protegidos según la Constitución de la India y los convenios internacionales de los que el gobierno indio es signatario, el Estado ha recurrido a una mayor militarización con el comienzo de la operación Greenhunt y Trishul en 2009 lo cual a desencadenado en una nueva avalancha de violencia y desplazamiento en la región. Esta “guerra” no se ha restringido a los combatientes sino, que mayoritariamente está involucrando a ciudadanos comunes de los poblados del interior de los bosques a los que se considera "Maoistas". Los Maoistas por su parte también están respondiendo de una manera similar, lo que ha llevado a una espiral de violencia sin final. El espacio democrático para algún tipo de desacuerdo o disidente, incluso aquel noviolento, es mínimo y a aquel que habla de derechos y justicia se le mira con desconfianza. La democracia en la región y el estado se ha visto fuertemente afectada.

La IRG se compromete a la transformación social noviolenta. Creemos que la noviolencia es un importante valor que debe ser respetado, no solo por los miembros de una sociedad sino también por los Gobiernos. La lucha violenta, ya sea estructural o revolucionaria, con más violencia solo llevará a muerte y destrucción. En el interés del ciudadano común de la región llamamos a ambas partes del conflicto a recurrir a métodos noviolentos para la resolución del conflicto.

Exigimos que:

  1. .Ambas partes anuncien y respeten de manera inmediata un alto el fuego seguido por un diálogo.
  2. .Se lleven a cabo todos los esfuerzos posibles para asegurar un regreso seguro a los afectados a sus hogares, tierras y bosques.
  3. .El gobierno respete el "Estado de Derecho" y trate con los Maoistas solo a través de métodos legales.
  4. .El CPI (Maoístas) respete las leyes internacionales relacionadas con conflictos similares como aquellas leyes de la Convención de Ginebra y los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  5. .El la Ley de Seguridad Pública de Chhattisgarh de 2005 sea revocada.

Ahmedabad el 25 de enero 2010