¿Cómo trabaja la noviolencia?

Volver al indice

La noviolencia consolida una campaña de tres maneras:

1. Entre los participantes en la campaña. Fomentando la confianza y la solidaridad entre los participantes, los cuales (en el mejor de los casos) entran en contacto con las fuentes de su propio poder para saber cómo actuar en cada situación. Muchas personas no se dan cuenta de lo creativos que pueden ser hasta que tienen el apoyo de otros para intentar algo nuevo.
2. En relación a los adversarios de a la campaña. La noviolencia aspira a inhibir la violencia del adversario o a asegurar que la represión violenta les repercuta políticamente en contra. Es más, pretende minar los “pilares del poder” (ver los ejercicios“Los pilares del poder” o “Espectro de alianzas”, p. X) de una institución opresiva. En lugar de tratar a los empleados de nuestros oponentes como objetos inanimados, la noviolencia trata de crear posibilidades para que puedan reconsiderar sus opciones.
3. En relación a los todavía no implicado. La Noviolencia cambia la calidad de comunicación con los que están como espectadores o con no implicados en el asunto: personas no preocupadas por el tema o no activas todavía, personas que pueden ser aliados en el futuro (ver ejercicio “Espectro de alianzas”, p.X).

El experto pionero en los estudios sobre la noviolencia, Gene Sharp, ha sugerido cuatro mecanismos de cambio para los que se oponen a la lucha no violenta:

a) conversión: ocasionalmente una campaña les persuadirá de que cambien su punto de vista;
b) coacción: a veces una campaña puede coaccionar a los adversarios a retirarse sin convencerles de los puntos de vista del activista sobre lo que es correcto y lo que no;
c) acuerdo: cuando un adversario busca la manera de “asimilar” una campaña, hacer concesiones sin ceder a todo lo que la campaña exige y sin renunciar al poder:
d) desintegración: un mecanismo que Sharp añadió después de 1989 cuando los regímenes alineados con la Unión Soviética habían perdido tanta legitimidad y tenían tan poca capacidad de renovarse que, ante el desafío del “poder popular”, se desintegraron. (Para más información, ver “Formas de acción”, p.X).

Los estudios sobre la noviolencia tienden a fijarse más en el éxito final de un movimiento, particularmente en la influencia que consigue ejercer sobre los que tienen el poder. Este Manual, sin embargo, tiene más interés en observar los procesos utilizados para construir las campañas, en hacer que los problemas cobren vida y se hagan tangibles, en diseñar estrategias para las campañas, y en preparar y evaluar una acción. Lo que estamos escribiendo está firmemente basado en la práctica de los movimientos sociales, y en particular en nuestras propias experiencias en los movimientos por la paz, el antimilitarismo, el movimiento antinuclear y el de justicia social de varios países.