Editorial

Otra vez, nuestro trabajo por la objeción de conciencia tiene algún resultado positivo: El Grupo de Trabajo de NNUU sobre Detención Arbitraria emitió una opinión sobre tres casos de Colombia presentados por la Internacional de Resistentes a la Guerra, y dijo claramente que el reclutamiento de objetores de conciencia constituye una forma de detención arbitraria (ver el artículo principal). Mientras que esto no cambia inmediatamente la situación en la práctica en Colombia, esta es sin embargo una buena e importante victoria para todos los objetores de conciencia en Colombia y otros países.

Ahora recae en nosotros y en los grupos colombianos usar sabiamente la opinión del Grupo de Trabajo en nuestros esfuerzos de promover el derecho a la objeción de conciencia en Colombia y en otros contextos.

La opinión del Grupo de Trabajo también es el resultado de una cooperación estrecha entre la Internacional de Resistentes a la Guerra y sus colaboradores en Colombia, que han facilitado información que la IRG ha utilizado para presentar los casos. Esto muestra lo que puede conseguirse cuando el conocimiento de los grupos locales se combina con la experiencia internacional.

Aún así, para continuar a hacer esto, la Internacional de Resistentes a la Guerra depende de tus donaciones para poder continuar este trabajo. Por esta razón pedimos donar a la IRG a través de internet ahora en wri-irg.org/es/donate-es.htm.

Andreas Speck