La objeción de conciencia en el Cáucaso y en Asia Central: un derecho humano no reconocido

Silke Makowski

En la región del Cáucaso y Asia Central, ningún estado ofrece la posibilidad de elegir entre el servicio militar y otro servicio alternativo. De hecho, la mayoría de ellos carece de la base legal para un servicio sustitutorio. Y los pocos estados que aprobaron una ley sobre un servicio sustiturio no la han desarrollado. Así por ejemplo, en Georgia, a pesar de que existe una ley sobre ello, en realidad no se puede realizar el servicio sustiturorio. Y en Kirguizistán y Uzbekistán es necesario sobornar a alguien para poder realizarlo. Además, estos servicios tienen una mayor duración que el militar y no son totalmente civiles. Éste es el caso de Uzbekistán donde el servicio alternativo consta de un pequeño entrenamiento militar.

Siendo miembros del Consejo Europeo (CoE), los estados del Cáucaso deberían adoptar la Resolución 1518 sobre objeción de conciencia (OC) aprobada en 2001. Según la misma, toda persona enrolada en un ejército tiene derecho a declararse objetor u objetora de conciencia en cualquier momento y a recibir información sobre ello. Así mismo, insta a que se ofrezca una alternativa civil al servicio militar que no suponga un castigo para quien se acoja a ella. Aunque los estados miembros deberían garantizar estos derechos, la ley georgiana tiene muchas deficiencias, mientras que en Armenia y Azerbayan ni siquiera se ha aprobado la ley.

Cáucaso

Armenia

Su legislación actual no recoge el derecho a la OC pero, al ser miembro del CoE, el Gobierno armenio tendrá que aprobar una ley que garantice el servicio alternativo en el 2003. Dos proyectos de ley han sido debatidos y posteriormente rechazados en los últimos meses. En ambos casos, el servicio sustitotorio propuesto tenía mayor duración que el militar (42 meses uno de ellos, 18 meses más que el servicio militar) y suponía ciertas restricciones profesionales. Así, las personas que realizasen el servicio alternativo no podrían acceder a puestos de trabajo en la Administración pública. Además, este servicio estaría destinado exclusivamente para personas de ciertos grupos religiosos y se realizaría dentro del ejército, siendo, por tanto, una forma de servicio militar sin armas. En los últimos años la persecución a los objetores de conciencia se ha incrementado y normalmente pasan varios años en prisión. Después de la resolución del CoE, el Gobierno armenio perdonó y pusó en libertad a 37 testigos de Jehová en junio de 2001. Pero después de esto ha seguido celebrando nuevos juicios. Según el Ministerio de Justicia en 2001 setenta y cinco personas fueron halladas culpables de no cumplir el servicio militar, treinta y dos de ellas eran testigos de Jehová. Actualmente al menos veinticinco testigos de Jehová están encarcelados en Armenia.

Azerbaiján

El derecho de disfrutar de un servicio alternativo al militar por motivos de creencias está incluido en la Constitución de 1995. Pero todavía no se ha regulado dicho derecho. Debido a que es miembro de CoE, Azerbaiján tiene que garantizar el derecho a la OC. Una enmienda a la Constitución que substituye la frase anterior de "el servicio militar alternativo" por "servicio alternativo" entró en vigor tras un referéndum que tuvo lugar en agosto. Una nueva ley sobre servicio alternativo va a ser aprobada en diciembre. Sin ambargo, no hay información detallada disponible sobre ello y no hay certeza sobre si la mencionada ley entrará pronto en vigor. En estos momentos, no hay objetores de conciencia encarcelados y se han detenido las investigaciones contra dos testigos de Jehová debido a los cambios legales. Cerca de 2.600 desertores e insumisos están en prisión pero no se conocen los motivos que les llevaron a avandonar el servicio militar.

Georgia

Aunque diversas leyes sobre un servicio sustitutorio se han aprobado desde 1991, ninguna de ellas ha entrado en vigor. La última ley sobre el servicio civil alternativo, aprobada en 1997, tampoco responde a las recomendaciones del CoE, pues el servicio sustitutorio es más largo (36 meses frente a los 24 del servicio militar) y probablemente no totalmente civil.

Aunque más de 300 personas ya lo ha solicitado realizar el servicio sustitutorio, en la práctica no se han establecido todavía procedimientos imparciales para dar salida a dichas solicitudes. Por otro lado, una persona sólo puede ser declarada exenta del servicio militar mediante soborno.

Durante los últimos años, las autoridades georgianas no han llamado a filas a menudo a los testigos de Jehová para evitar una OC pública. Por ello, y como la mayoría de los hombres jóvenes no desean realizar el servicio militar debido principalmente a las precarias condiciones del ejército, el número de testigos de Jehová en Georgia ha aumentado rápidamente.

Según el Ministerio de la Defensa, en este momento hay 167 insumisos y desertores en prisión, pero no está claro si algunos de ellos tenían objeciones de conciencia.

Abkhazia

La Constitución de 1994 de la autoproclamada República de Abkhazia -se la considera una región de Georgia ya que internacionalmente no ha sido reconocida como república- no recoge el derecho a una alternativa al servicio militar. Exceptuando los debates que ha habido sobre una ley de servicio civil sustitutorio, el año pasado no se ha habido ningún otro progreso.

Entre 1995 y 2000, al menos 30 testigos de Jehová han sido encarcelados por negarse a enrolarse en el ejército, uno de ellos continuaba todavía en prisión en diciembre de 2001.

Asia Central

Kazajstán

En este estado no está legalmente reconocido el derecho a la OC y no se prevé la implantación de un servicio sustitutorio. Los debates sobre una alternativa al servicio militar no se han centrado en una alternativa civil sino en la flexibilidad dentro del servicio militar, combinando un entrenamiento militar corto con diversas clases de empleo. La persecución de objetores de conciencia -especialmente testigos de Jehová- fue una práctica constante durante muchos años. Pero como el Ley de Servicio Militar permite que las "personas de órdenes santas" queden exentas del servicio militar, los testigos de Jehová llegaron a un acuerdo con el gobierno en 1997 en el que se consideraban ministros religiosos a todos sus miembros. Desde entonces no ha habido ninguna noticia sobre objetores de conciencia encarcelados.

Kirguizistán

El servicio alternativo en este estado tiene una tradición relativamente larga ya que la primera ley que lo reguló fue aprobada 1992. La Ley sobre Servicio Sustitutorio de 2001 acortó la longitud de este servicio de 36 a 24 meses. Por otro lado, este año se ha reducido el servicio militar de 24 a 12 meses. Según la nueva ley, el servicio substitutorio se puede realizar en una institución no militar del estado. El veinte por ciento del sueldo que correspondería a quien realiza el servicio sustitutorio se transfiere al Ministerio de Defensa. La aceptación de este servicio ha sido grande: Durante la primavera de 2001, más del 70 por ciento de las personas llamadas a filas no quería servir en el ejército y casi la mitad de los 3.500 reclutas fueron llamados para realizar el servicio sustitutorio. Además de eso, el constante aumento de las deserciones es un grave problema para un ejército que sólo cuenta con 12,000 efectivos permanentes.

En noviembre de 2001 un objetor de conciencia fue acosado por las autoridades kirguizistánas. Así, sometieron a Baptist Dmitri Shukhov a una revisión psiquiátrica tras su negación a realizar la jura de bandera. Anteriormente los funcionarios habían afirmado que no reunía las condiciones exigidas para realizar el servicio sustitutorio porque su iglesia rechazaba incribirse.

Tajikistán

El derecho a la OC no se incluye en la legislación tajikistání. Por lo tanto, no hay base jurídica para realizar ninguna clase de servicio sustitutorio por el momento y no será implementado en los próximos años. No se sabe nada sobre la gente que se niega a realizar el servicio militar por motivos religiosos o éticos, pero hay un gran número de desertores e insumisos. Un número creciente de jóvenes evita realizar el servicio militar yendo al extranjero a buscar trabajo. El elevado número de deserciones obligó incluso a que los desertores fuesen amnistiados en 2001 siempre que estuviesen dispuestos a servir posteriormente en el ejército en el caso de ser llamados.

Turkmenistán

La legislación de este estado no recoge el derecho a rechazar la conscripción militar. De hecho, la probabilidad de que se apruebe una ley que regule un servicio civil alternativo en los próximos años parece remota.

Objetores de conciencia, sobre todo testigos del Jehová y miembros de otros grupos religiosos similares, se enfrentan a varios años de prisión según el Código Penal y a menudo cumplen sus condenas realizando trabajos forzados en condiciones muy duras. En muchos casos, el Gobierno ha negado la puesta en libertad de los presos si por motivos de conciencia rechazaban realizar un juramento de lealtad al presidente.

En septiembre de 2002 por lo menos dos testigos de Jehová fueron encarcelados debido a su OC.

Uzbekistán

La Ley de Servicio Alternativo de 1992 proporciona un servicio sustitutorio de 24 meses para las personas que rechacen realizar el servicio militar por motivaciones religiosas. Pero en realidad no se puede realizar sin un soborno previo. Incluso, si el soborno es suficientemente grande, una persona puede ser liberada de la obligación de realizar ambos servicios.

El servicio sustitutorio es muy popular. El número de personas que lo realiza es tres veces mayor que el número de conscriptos. Pero el llamado "servicio alternativo" no es civil pues también incluye dos meses de entrenamiento militar básico. Durante el resto del tiempo normalmente se desempeñan trabajos de baja categoría y mal remunerados en los que aproximadamente el 20 por ciento del sueldo es transferido al Ministerio de Defensa. Por el momento hay un debate abierto sobre una nueva ley sobre servicio sustitutorio pero el proyecto de ley no se ha preparado todavía. En la práctica, los objetores de conciencia que no pagan sobornos son castigados. Cada año, varios testigos de Jehová son encarcelados o condenados a pagar elevadas multas.