El Salvador plantea servicio militar para alejar a jóvenes de pandillas

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/06/110607_servicio_militar_obli...

BBC Mundo
Martes, 7 de junio de 2011

Alberto Nájar

El Salvador vive una polémica por la intención del presidente, Mauricio Funes, de establecer el servicio militar obligatorio, sin armas, para alejar a jóvenes de las pandillas o la delincuencia organizada.

Pero es un tema que no se limita a ese país centroamericano. Recientemente César Duarte, gobernador de Chihuahua, en el norte de México, propuso enrolar en el ejército a los jóvenes "ninis", es decir que no estudian ni trabajan.
Contenido relacionado

Como en El Salvador, la propuesta desató controversia.

Analistas consultados por BBC Mundo alegan que en algunos gobiernos existe la tendencia a criminalizar a los jóvenes, ante la creciente presencia de carteles de la droga en México y Centroamérica.

"Hay una concepción norteamericana de que la seguridad está vinculada a la guerra contra el crimen organizado, donde las pandillas son utilizadas por la delincuencia. Y de lo que se trata es de detener el tráfico de drogas a Estados Unidos", explica el analista salvadoreño Roberto Cañas.

Y desde México coincide el investigador Alfredo Nateras, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). "Los países son presionados para aplicar políticas de cero tolerancia a los jóvenes", afirma.

Las autoridades de ambos países han dicho que la intención no es violar derechos de los jóvenes, sino evitar su participación en actos de violencia.
Protocolos internacionales

El presidente Funes propuso el servicio militar obligatorio en el discurso por el segundo aniversario de su gobierno.

La idea, dijo, es enrolar a jóvenes que podrían ingresar a las pandillas o sean amenazados por estos grupos. Los reclutas recibirían adiestramiento militar sin armas, pues aprenderían tareas de protección civil.

Hasta ahora la estrategia no se ha completado, pero la idea es que participen unos 6.000 jóvenes en situación de riesgo, según dijo el ministro de Defensa, David Munguía, a medios locales.

La instrucción duraría unos seis meses, lapso en que los jóvenes recibirían un sueldo y aprenderían un oficio.

Pero la propuesta, similar a una que planteó el opositor partido ARENA el año pasado, ha sido criticada por activistas de derechos humanos.

Georgina Ramos, procuradora Adjunta para la Defensa de los Derechos de la Niñez y la Juventud, le dice a BBC Mundo que el proyecto presidencial viola convenios internacionales para regular la participación de menores en conflictos armados, y que fueron firmados por El Salvador.

"Es importante abordar todos los factores sociales que causan el problema de las pandillas: la exclusión política y social, la falta de políticas preventivas concretas, la cultura de la violencia", explica.

Mano dura

¿Puede un servicio militar alejar a los jóvenes de la delincuencia? El presidente Funes y el ministro Munguía han dicho que el adiestramiento permitirá la rehabilitación de los reclutas, lo cual facilitaría que tengan una vida productiva.

Pero los analistas insisten en que la estrategia servirá de muy poco. "Es una contradicción un entrenamiento militar sin armas, es como enseñar fútbol sin usar balón, o cocinar sin ollas", dice Cañas.

Y el investigador Nateras completa: enrolarse en el ejército no garantiza que los jóvenes sean ajenos a la delincuencia organizada. "La banda de Los Zetas se formó originalmente por militares de élite", recuerda.

Más allá de la polémica, analistas y autoridades coinciden en que es necesario corregir las causas que llevan a los adolescentes a enrolarse en pandillas y carteles de la droga.

En México, como en Centroamérica, hay un alto nivel de desempleo entre los jóvenes, y cada vez son menos las posibilidades para ingresar a las universidades.

"El Salvador tiene experiencias aprendidas de mano dura que no han terminado con la violencia", señala la procuradora Ramos. "No estaríamos tan seguros de que (el servicio militar obligatorio) funcione".