Israel: escuelas como reclutadores

Sergeiy Sandler, con la colaboración de Shir Givoni y Bar Rose, New Profile.
El 1 de diciembre de 2009, cientos de profesores israelíes de secundaria se reunieron para una conferencia especial sobre “preparación para un provechoso servicio en las fuerzas de defensa israelíes”, con el jefe del estado mayor del ejército israelí como conferenciante inaugural. También se encontraban presentes el ministro de Educación israelí y numerosos altos cargos de los Ministerios de Educación y Defensa, así como altos oficiales del ejército.[1]

Este acontecimiento es sólo un ejemplo de la tendencia constante de mantener cada vez más presencia militar en las escuelas secundarias israelíes de unos años a esta parte. Desde 1999, soldados de uniforme, cuya tarea es alentar a los alumnos a alistarse y a darles información (a menudo engañosa) sobre el ejército, están destinados en casi todas las escuelas de secundaria de Israel, como parte de un currículo obligatorio de preparación para el servicio militar. Un número creciente de programas e iniciativas educativas pasan por enviar a militares veteranos y de rango medio a las escuelas para hablar con alumnos y profesores.[2]

Actualmente, parece darse una tendencia similar en muchos países. Los reclutadores militares tienen más acceso a las escuelas de Europa y Norteamérica del que tenían hace unos años, y las ferias y actos públicos militares han empezado a poner sus miras en los niños como público. Esto es a menudo el resultado de la abolición de la conscripción: el ejército tiene que buscar reclutas y utiliza sus recursos e influencia política para conseguir llegar más fácilmente a ellos.

Sin embargo, al examinarlo más de cerca, el caso de Israel es diferente. Israel tiene conscripción universal. El ejército, a pesar de las quejas en sentido contrario, tiene más conscriptos de los que puede manejar. Aumentar la tasa de alistamiento, que está en declive desde hace más de dos décadas, y combatir la “insumisión” se citan como objetivos clave de la reciente intensificación de la presencia militar en las escuelas, aunque este objetivo no se considera en Israel como un objetivo estrictamente militar. Al contrario, el actual ministro de Educación israelí, Gideon Sa’ar, ha definido el incremento de la tasa de alistamientos como el objetivo central del sistema educativo, y ha anunciado un sistema de bonificaciones económicas para premiar a las escuelas y profesores que aumenten dichas tasas, sobre todo para las unidades de combate, entre sus alumnos. [3] El alistamiento se considera un objetivo social, y un medio para promover a los jóvenes de comunidades desfavorecidas, para “integrarlos en la sociedad israelí” (en realidad, el servicio militar es un gran generador de desigualdad social sobre todo desigualdad de género, de clase y étnica en Israel, pero esto es tema para una discusión aparte).

Una ficha de ejercicios de preescolar en IsraelUna ficha de ejercicios de preescolar en IsraelEl sistema educativo israelí coopera de buen grado y con diligencia con el ejército, a todos los niveles y de muchas formas distintas. Entre ellas se cuentan iniciativas locales para mandar alumnos de la escuela primaria a simulacros de instrucción militar o a excursiones escolares que visitan antiguos campos de batalla, así como la práctica omnipresente, en escuelas y especialmente guarderías, de reunir paquetes de regalos para mandar a los soldados (éstos a menudo se entregan en ceremonias especiales con los soldados presentes, y con la ocasional exhibición de armas también).[4] New Profile también ha recibido informes sobre orientadores escolares que remiten al ejército toda la información confidencial que recogen sobre los alumnos. Los profesores intentan convencer a sus alumnos de la importancia de las asignaturas que les imparten haciendo hincapié en que mejoran sus posibilidades de servir en unidades militares concretas (la educación física les abre las puertas a unidades de combate, el árabe les puede llevar a los servicios de inteligencia). Estos vínculos son a menudo formalmente sancionados por el Ministerio de Educación, pues varias asignaturas forman parte oficial de la preparación para el currículo del servicio militar.[5]

Muchos de los alumnos aceptan también esta perspectiva. Los cursos particulares de preparación física y mental para el servicio en combate son un negocio boyante. Ser aceptado en una unidad militar de élite se considera un símbolo de estatus entre los adolescentes israelíes (sobre todo entre los hombres). Estos jóvenes aceptan el mensaje que les manda el sistema educativo, y la sociedad en general, de que ser soldado es un estadio natural en la vida de una persona, que el servicio militar es la forma exclusiva, privilegiada, de participación social, el más elevado deber social que tiene una persona, el único acto que realmente cuenta en la vida. La beligerante actitud ante los numerosos conflictos en los que Israel se envuelve constantemente va de la mano con todo ello. Los jóvenes israelíes son educados para creer que el poder militar es la solución evidente a cualquier problema, y que los palestinos, y los árabes en general, no son más que objetivos de acciones militares.

Por ello la presencia militar en las escuelas no tiene que ver sólo con el reclutamiento. De lo que se trata es de mantener un orden social. No es de extrañar, pues, que el poco trabajo antireclutamiento que nosotros en New Profile y otros estamos llevando a cabo se perciba a menudo como alta traición. Tanto es así que New Profile tiene el honor de ser la única organización de Israel que tiene oficialmente prohibida la entrada a las escuelas para hablar con los alumnos. Sin embargo, también estamos detectando un resentimiento creciente, al menos en algunos círculos, hacia algunas de las formas más extremas de presencia militar en las escuelas, que se perciben como excesivas. La oposición a la militarización de la educación en Israel también está apareciendo entre jóvenes y educadores, a pesar de las muchas sanciones, formales e informales, a las que se exponen por oponerse a ella. Tal vez ellos puedan crear una abertura para un trabajo eficaz contra el reclutamiento en Israel en el futuro.

Notas

[1] Dikla Schneider, “Chief of Staff: Mandatory Conscription for Everyone – To Military or National Service”, The IDF Spokeseperson’s Office Website, 2 Dec. 2009, http://dover.idf.il/IDF/News_Channels/today/09/12/0201.htm [en hebreo].
[2] Sobre éstas y otras formas de presencia militar en las escuelas, véase The New Profile Report on Child Recruitment in Israel, http://www.newprofile.org/data/uploads/child_soldiers/english.pdf y las Respuestas a la Lista de Cuestiones de la ONG en relación con la consideración del informe inicial de Israel para la 53ª sessión del Comité de los Derechos del Niño, http://www.newprofile.org/data/uploads/child_soldiers/Reply_to_List_of_I..., pp. 29—34.
[3] Efrat Zemer, "Combat for Graduates, Money for Schools”, NRG, 18 Ago. 2009, http://www.nrg.co.il/online/1/ART1/930/993.html [in Hebrew].
[4] New Profile Report on Child Recruitment in Israel, pp. 16—20.
[5] New Profile Report on Child Recruitment in Israel, pp. 23—27.