Campaña de publicidad en las aulas

Reclutamiento y publicidad del ejército alemán en las escuelas

• Michael Schulze von Glaßer

El ejército alemán tiene dos problemas básicos. El primero está relacionado con el personal: en 2009, el Bundeswehr alemán debería haber reclutado a 23.700 soldados (1). Pero con 21.784 nuevos reclutas, el objetivo no fue alcanzado —en los años anteriores el objetivo se alcanzaba normalmente. En 2009, 14.000 nuevas plazas pudieron ser cubiertas con solicitantes externos, y casi se alcanzaron los 7.800 soldados a través del reclutamiento en el interior del propio ejército —por ejemplo de entre los conscriptos en activo. Con la suspensión de la conscripción en Alemania a partir del verano de 2011, el Bundeswehr necesitará reclutar totalmente entre el público civil.

El segundo problema tiene que ver con la aceptación de las operaciones militares en el exterior entre la población alemana: una encuesta del prestigioso instituto de opinión Allensbach, por encargo del diario conservador Frankfurter Allgemeinen Zeitung, en mayo de 2010 muestra no sólo un masivo rechazo al despliegue del Bundeswehr en Afganistán, sino también una oposición general entre la población alemana a las operaciones militares en el exterior. (2)

El ejército alemán promocionándose a si mismo en una escuelaEl ejército alemán promocionándose a si mismo en una escuelaLos jóvenes oficiales, gente joven con varios años de experiencia military, forman la punta de lanza del ejército en las tareas de influenciara los jóvenes en las escuelas e institutos. Ya en 1958 —solamente tres años después de la fundación del Bundeswehr— se formó esta unidad, y ya entonces la tarea era convencer al público de los propósitos del ejército alemán. Hoy, hay unos 394 (94 a tiempo completo y 300 adicionales) jóvenes oficiales en Alemania, que son entrenados en la Akademie der Bundeswehr für Information und Kommunikation (Academia del Ejército para la Información y la Comunicación – AIK o AkBwInfoKom; anteriormente: Amt für psychologische Kriegsführung- Oficina de Guerra Psicológica) en Strausberg, cerca de Berlín. En 2009, los jóvenes oficiales llevaron a cabo 7.245 eventos con 182.522 participantes —entre los que había al menos 160.000 alumnos(3). A menudo, los jóvenes oficiales, que muestran un aspecto muy joven y “guay”, hablan en las aulas sobre temas como “los soldados como ciudadanos en uniforme” o “el despliegue del Bundeswehr en todo el mundo”, argumentan el despliegue del ejército en Afganistán, o juegan al juego de simulación “Política y Seguridad Internacional” (POL&IS), que dura varios días, con gente joven. Este juego de simulación es muy atractivo para los profesores, y sólo en 2009 hubo más de 365 simulaciones con unos 16.120 alumnos y sus profesores, así como estudiantes universitarios y profesores en prácticas (4). Mediante esto, los alumnos deberían aprender que el ejército es una herramienta política normal, y que las intervenciones militares a menudo son inevitables. En los debates, los jóvenes oficiales a menudo subrayan que ellos nos son reclutadores, sino que solamente dan información sobre política de seguridad y el Bundeswehr. Esto es cuestionable, porque para los jóvenes es un primer paso hacia la profesión de soldado el estar convencido del propósito del ejército y sus misiones. Pero a menudo, el ejército está también presente directamente en los institutos mediante los asesores del servicio militar: los asesores del servicio militar han estado en unos 12.600 eventos en los que han llegado a más de 280.000 alumnos en 2009 (5).

Desde 2008, ocho de los 16 estados alemanes firmaron acuerdos de cooperación entre los respectivos ministros de educación y el ejército alemán (North Rhine-Westphalia, octubre de 2008; Saarland, marzo de 2009; Baden-Württemberg, diciembre de 2009; Rhineland-Palatinate, febrero de 2010; Bavaria, junio de 2010; Mecklenburg-Vorpommern, julio de 2010; Hesse, noviembre de 2010; Sachsen, diciembre de 2010). Los jovenes oficiales deberían “informar a los alumnos en el contexto de los institutos sobre los instrumentos políticos posibles y/o necesarios para asegurar la paz”, según dice el texto de los acuerdos (6). Se sabe que el gobierno y el Bundeswehr ven incluso las intervenciones militares —en el caso de la guerra en Yugoslavia incluso al borde de estar fuera de la ley internacional— como un instrumento necesario para la política. “Por ello”, continúan los acuerdos de cooperación, “será necesario incluir información sobre prevención de conflictos globales y gestión de crisis, así como sobre los intereses nacionales”. El interés nacional de Alemania incluye, según el actual concepto estratégico del Bundeswehr, también la salvaguarda de los recursos para la economía alemana por medios militares.

El ejército y el ministerio de Defensa también editan materiales educativos. Oficialmente, estos materiales para alumnos y profesores, con el título “Paz y Seguridad”, son editados por el Arbeitsgemeinschaft Jugend & Bildung e.V.“ (Grupo de Trabajo Juventud y Educación). Cuando examinamos más de cerca este grupo de trabajo, se hace patente que es un “think-tank” neoliberal que es parcialmente propiedad del socio de gobierno FDP (liberales). Sus relucientes folletos no están mal editados desde un punto de vista educativo: los textos no son simples justificaciones para intervenir militarmente en todo el mundo, pero muestran en primer plano al Bundeswehr repartiendo ayuda humanitaria: la guerra no es visible. Los ejercicios en el actual folleto de 32 páginas para alumnos y alumnas 2009/2010 conducen los pensamientos de estos en una dirección: no parece haber alternativas a las intervenciones militares. En 2007, los institutos y escuelas pidieron más de 325.000 copias del folleto para alumnos y 16.000 del folleto para profesores para ser usado en las aulas (7). El gobierno alemán proporciona la financiación para estos materiales: en 2008/2009 el gobierno gastó 330.000 euros para la edición de un nuevo cuaderno para alumnos y profesores sobre “Paz y Seguridad” (8).

El ejército alemán también intenta echar raíces en las mentes de la gente joven a través de los medios. Varias veces al año, el Bundeswehr organiza congresos prensa para jóvenes editores de magazines para alumnos. A los alumnos se les pide entonces que escriban un artículo sobre su visita al Bundeswehr, que será impresa en los magazines. El servicio médico del Bundeswehr escribió en diciembre de 2010 bastante abiertamente sobre el objetivo de tales congresos para jóvenes: “Todos hemos salido ganando. Los alumnos tuvieron la oportunidad de avanzar en el desarrollo de sus experiencia periodística, y el Bundeswehr recibe productos para ser usados en su reclutamiento —producidos por jóvenes para jóvenes” (9). También a través anuncios pagados en grandes magazines comerciales de alumnos —con una distribución de millones de copias— el Bundeswehr intenta conseguir nuevos reclutas.

En años recientes, el gasto del Bundeswehr en reclutamiento ha aumentado masivamente. En 1998, el gobierno gastó 9,2 millones de euros, pero en 2010 el gasto se disparó hasta los 27 millones de euros (10). Y muchos de estos gastos no están incluidos en estas cifras. Con la suspensión de la conscripción, la promoción del ejército aumentará todavía más, porque ahora hará falta buscar nuevos reclutas completamente fuera de los muros de los cuarteles (11). Y si no se puede convencer a la gente joven de que se aliste, al menos deberían ser persuadidos de la necesidad de las intervenciones militares: la cúpula militar y el gobierno quieren convertir el Bundeswehr en una agente que actúe a nivel mundial, y pone objetivos a largo plazo para crear un apoyo político estable dentro de la población. Por lo tanto, centran su agitación en la gente joven (todavía fácilmente persuadible), los votantes de mañana. Y el ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg (CSU) sabe donde encontrar a los jóvenes: “las escuelas y los institutos son el lugar correcto para llegar a la gente joven” (12).

Michael Schulze von Glaßer (*1986) es periodista freelance, asesor del Informationsstelle Militarisierung e.V. y en octubre de 2010 publicó el libro „An der Heimatfront – Öffentlichkeitsarbeit und Nachwuchswerbung der Bundeswehr“

Notas:

[1] Bundestags-Drucksache 17/900
[2] Peterson, Thomas: Allensbach-Umfrage – Wird Deutschland am Hindukusch verteidigt?, in: www.faz.net, 26 May 2010, visto el 26 de mayo de 2010.
[3] Schnittker: Jahresbericht der Jugendoffiziere der Bundeswehr 2009, Berlin, página 4.
[4] Schnittker, ibid
[5] Schnittker, ibid
[6] Con la excepción de los acuerdos de cooperación entre los ministerios de Cultura de Mecklenburg-Vorpommern y Sachsen, todos los acuerdos son casi idénticos. En estos dos estados alemanes, los acuerdos incluyen dos puntos adicionales. En términos de de contenido, todos son básicamente idénticos.
[7] ibid
[8] Bundestags-Drucksache 16/8852
[9] Henning, Uwe: Jugendpressekongress 2010 – Journalismus zum anfassen, en: www.sanitaetsdienst-bundeswehr.de, 12 de diciembre de 2010, visto el 13 de enero de 2011
[10] N.N.: IMI-Fact-Sheet: Bundeswehr und Schule, en: www.imi-online.de, mayo de 2010, visto el 2 de junio de 2010
[11] Ver Schulze von Glaßer, Michael: An der Heimatfront – Öffentlichkeitsarbeit und Nachwuchswerbung der Bundeswehr, Colonia 2010
[12] Meyer, Simone: Guttenberg will Bundeswehr nicht mit dem Rasenmäher verkleinern, en: Berliner Morgenpost, 29 de octubre de 2010