Compañías mineras occidentales y trabajo de esclavo en Eritrea

Yosief Ghebrehiwet

La fiebre del oro en Eritrea ha atraído a muchas compañías occidentales, entre ella a las canadienses Nevsun Resources Ltd y Sunridge Gold; las británicax Andiamo Exploration y London Africa y la australiana South Boulder, Sub Sahara Resources, Chalice Gold Mines Ltd. y Gippsland Ltd. Esta no es la única participación en la zona de compañías occidentales, ya que hay muchas empresas subcontratistas tratando también de obtener el oro, como AMEC de Canada que hace estudios de ingenieria y Capital Drilling y Geo Drilling de Australia y Boart Longey de Canada quienes hacen las perforaciones. Pero dentro de las historias del boom minero en Eritrea y las acciones bursátiles de las empresas mineras, que suben y bajan, existe un turbio secreto que no ha sido contado: el uso extensivo de esclavos en los proyectos mineros.

Como en todas las fiebres del oro, la de Eritrea esta atrayendo todo tipo de desesperados. Existen dos aspectos de este esfuerzo. Primero, un régimen totalitario y completamente corto de dinero, el cual entrega el oro al menor ofrecimiento posible. Mientras que naciones vecinas como Sudan y Egipto demandan un 50% y 60% de la propiedad, el régimen desesperado de Eritrea esta pidiendo tan solo un 10% para atraer empresas que no habrían venido bajo condiciones normales. Esto siendo una área extremadamente riesgosa donde la guerra con Etiopia y violencia interna (dado los numerosos grupos armados activos en el país) pueden fácilmente explotar en cualquier momento, el régimen ha sentido que tiene que brindar amplias garantías para atraer empresas occidentales. Uno de estos riesgos, recientemente se ha materializado cuando las Naciones Unidas impuso sanciones a esta joven nación, por auspiciar el terrorismo en Somalia y a lo largo de la región.